Coronavirus en Salta. "Me cansé de tener que elegir a quién dar una cama y a quién darle un tubo de oxígeno semivacío", dijo un médico de Orán agredido y que renunció a la guardia

Daniel Gatica, médico de Orán, Salta, fue agredido físicamente en el hospital San Vicente de Paul
Daniel Gatica, médico de Orán, Salta, fue agredido físicamente en el hospital San Vicente de Paul Crédito: Facebook
Gabriela Origlia
(0)
14 de septiembre de 2020  • 14:39

"Estoy cansado de tener tres óbitos en una tarde o cinco en una noche y saber que nunca hay cama en terapia, que estamos solos, que no hay que molestar y arreglarse con lo que hay, días y días de guardia en emergencia donde hace más de un mes el oxígeno es un lujo. Me cansé de atar con alambre, de hacer lo imposible, de seguir protocolos que sabemos que no sirven, de tener que elegir a quién dar una cama y a quién darle un tubo de oxígeno semivacío y una camilla o una silla".

El texto es de Daniel Gatica, médico de Orán, Salta, que fue agredido físicamente al igual que la guardia del hospital San Vicente de Paul donde trabajaba. El hecho ocurrió anteayer por la tarde y los agresores fueron los familiares de una persona que falleció víctima del Covid-19.

Gatica renunció a la guardia (no a la residencia) y escribió la carta abierta. "Me cansé de salir a las 15 y volver a las 18 y salir dos días después, sin tener donde bañarse ni cambiarse, total SOMOS RESIDENTES, todo ¿para qué? Para recibir esto... una agresión física y al alma de una sociedad hipócrita e injusta que cuando se tenía que cuidar, todo era joda y joda, y hoy lloran a sus muertos y reclaman atención".

En el texto cuenta que fueron 12 días de puro estrés, de sólo dar malas noticias. "No puedo más", admite, y confiesa que es uno de los días "más triste" de su vida como profesional. "Hoy sentí el peso de esta maldita pandemia. Hoy [por ayer] dije basta".

Describe que en esos últimos 12 días, que coinciden con el rebrote en Salta, hay que "estar en todos lados, no dormir, comer lo que venga, no tomar agua por horas y horas, de no poder ir al baño".

En la carta pregunta: "¿Alguien sabe lo que pasa en esa guardia, saben que somos ocho médicos desde hace tres semanas, alguien sabe que el plantel desde hace tres años es el mismo, que somos 21 de los cuales cuatro somos residentes y que hoy quedamos siete trabajando porque el resto está enfermo, alguien sabe que pasamos tres gerencias, dos ministros y seis jefes diferentes y que nada cambió?"

Hacinamiento y enfermedades

"Siempre dije, 'hay que cuidarse porque cuando llegue la pandemia a Orán hará desastre. Nuestra población tiene secuelas pulmonares, secuelas de TBC, HIV, de desnutrición, de obesidad, de adicciones y de diabetes no controlada. Tenemos hacinamiento a dos cuadras del centro, y hablo de conocer el barrio, la calle y los centros de salud por donde fui y voy desde que entré a la residencia, Hoy digo basta. Hoy siento que fracasé, hoy dejo el lugar que amé el lugar que me enseñó, que me guió, que hizo lo bueno y lo malo que soy", resume.

La ciudad de Orán está a 270 kilómetros de Salta capital y a 30 del límite con Bolvia. Viven unas 85.000 personas y es uno de los lugares del país donde el sistema de salud colapsó por el coronavirus. Hay más de 1000 casos (6354 en toda la provincia); anteayer por la noche llegaron médicos y enfermeros que envió el Gobierno nacional para reforzar el equipo del San Vicente de Paul.

Hoy Francisco Aguilar, el nuevo presidente del COE de Salta, planteó la complicada situación que atraviesa el sistema sanitario y dijo que se tomarán todas las medidas necesarias para ir paliando el déficit. "Nos encontramos en alerta máxima. Durante la última semana los casos positivos de Covid-19 han ido en franco aumento, al igual que los fallecidos y los pacientes que ingresaron a la terapia intensiva", indicó.

En diálogo con LA NACION, Gatica contó que "hoy es todo es más difícil que habitualmente" en la ciudad de Orán y señaló que el San Vicente de Paul es centro de referencia para la zona norte de Salta y también para el sur de Bolivia, ya que es de nivel 4 de complejidad. "El sistema colapsó totalmente, los planes de contingencia fueron sobrepasados".

Hay una terapia común con diez camas y una Covid-19 con diez camas y nueve respiradores. "Todo llegó en cuenta gotas y se fue armando, pero se pudo armar. Pasa que no fue suficiente". En total en el establecimiento hay unas 200 camas.

El ministro de Salud de Salta, Juan José Esteban, dijo a este diario afirmó que el sistema de salud "está al límite de la respuesta; tenemos el apoyo de Nación con profesionales en la zona norte". Sobre la situación descripta por Gatica, la calificó de "lamentable" por los hechos de violencia. "También la tuvimos en la ciudad capital; falleció una persona y la familia destruyó prácticamente la carpa externa".

"Es inentendible la reacción de la gente. Gatica tenía 14 días de guardia, salvando vidas -continuó-. Tuvo que comunicar decesos; había fiestas. Hubo irresponsabilidad social y eso produjo la circulación viral. Es gravísima la falta de recursos humanos; Nación nos envió profesionales para ayudar a susperar la crisis en Orán; es una ayuda muy importante. También llegaron equipos técnicos, respiradores, monitores".

El médico Gatica indicó que el cruce de gente desde Bolivia y el trabajo de los "bagayeros" (quienes pasan mercadería entre los dos países) complica. "Lo hacen por necesidad, para vivir, pero aumentan los riesgos".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.