Coronavirus en la Argentina: ¿que costumbres dejamos de lado y cuáles incorporamos en estos 100 días de cuarentena?

Los tapabocas, la nueva postal de las ciudades por el avance del nuevo coronavirus
Los tapabocas, la nueva postal de las ciudades por el avance del nuevo coronavirus Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
María Paula Etcheberry
(0)
26 de junio de 2020  • 15:21

Los 100 días de aislamiento social obligatorio para frenar la propagación del nuevo coronavirus, modificaron por completo nuestras vidas. En cuarentena, tuvimos que dejar de lado costumbres características de la Argentina, como el saludo con besos y abrazos, los mates compartidos en grupo, o los almuerzos familiares de los domingos. Pero también incorporamos nuevas prácticas a las rutinas diarias, como usar el tapabocas, hacer videollamadas con familiares y amigos para mantenernos en contacto, y trasladar las aulas al plano virtual.

Cosas que dejamos de hacer:

  • Saludos con besos y/o abrazos:

La pandemia obligó a los argentinos a modificar su forma de saludar. Los besos y abrazos debieron reemplazarse por un un choque de codos, o por un tímido saludo desde lejos. Evitar el contacto físico y mantener la distancia social se impusieron para dejar de lado, al menos transitoriamente, una de las costumbres más arraigadas en el país.

El fin del mate compartido
El fin del mate compartido

  • Compartir el mate:

La escena se repite en todos lados: un mate por cada persona. Las rondas grupales dieron paso al consumo individual, para frenar la propagación del virus. En Chaco, los primeros contagios de Covid-19 en la provincia se dieron justamente por un grupo de mujeres que compartieron el mate. Otro ritual característico que quedó suspendido indefinidamente.

  • Almuerzos familiares o con amigos los fines de semana:

Las pastas de los domingos en la casa de los abuelos, y el encuentro a comer un asado con familiares o amigos los fines de semana, también quedaron temporalmente vedados. Ya no hay almuerzos que reúnan a padres, hijos, tíos, primos y abuelos. Tampoco a grupos de amigos. Evitar los contagios obligó a dejar de lado las reuniones de fin de semana.

Cosas que empezamos a hacer:

  • Usar tapabocas:

Lisos. Estampados. Blancos. De colores. Hasta con escudos de equipos de fútbol. En todo el país, nos acostumbramos a cubrir la boca y la nariz con un retazo de tela cada vez que salimos. Desde abril, el uso del tapabocas para prevenir contagios es obligatorio en la ciudad, la provincia de Buenos Aires, y gran parte del país.

  • Videollamadas con familia y amigos:

Las videollamadas con familiares y amigos sirven como reemplazo de los suspendidos encuentros presenciales. Ya sea para festejar un cumpleaños, alguna ocasión especial, o hablar de la vida cotidiana, los argentinos recurrieron a apps como WhatsApp, Zoom o Google Meet para seguir en contacto de manera virtual y así preservar los vínculos.

Las apps de videollamadas ganan terreno en medio del aislamiento
Las apps de videollamadas ganan terreno en medio del aislamiento Fuente: Archivo

  • Clases virtuales:

Las aulas de las escuelas y universidades están vacías. Hace más de 100 días que los niños, adolescentes y jóvenes no asisten a ellas. Sin una fecha concreta de regreso a la modalidad presencial, las familias, los docentes y los propios alumnos debieron adaptarse a las clases virtuales y las tareas en plataformas online para seguir adelante con el ciclo lectivo.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.