El folklorista que vive la calle como un gran escenario