Epecuén: del esplendor turístico al destino posapocalíptico

El recuerdo de un pueblo sumergido
Emiliano Lasalvia
(0)
13 de noviembre de 2014  

"Yo vi nacer y vi morir a Epecuén", nos dice Pablo Novak, único habitante de las ruinas. Pasaron 29 años desde que el terraplén de la laguna cedió y en 16 días todo el pueblo quedó sumergido. Epecuén, un paraíso bonaerense al que llegaban unos 25.000 visitantes por temporada en busca de las propiedades medicinales de la laguna, desapareció.

Ubicada a 570 km de la ciudad de Buenos Aires, la laguna que dio nombre al pueblo es la más baja de los espejos de agua que componen las encadenadas del Oeste, cuenca endorreica que depende de la evaporación y filtración del suelo para disminuir su nivel. La salinidad del agua (tiene diez veces más sal que el océano) impulsó la Villa Epecuén. Al principio, los pioneros se dedicaron a la explotación minera (extracción de sal y sulfato), pero poco a poco terminó convirtiéndose en uno de los destinos turísticos favoritos para el cuidado de la salud. A partir de los años veinte se construyeron aproximadamente 250 hoteles que contaban con alrededor de 5000 camas. En Epecuén llegaron a vivir unas 1500 personas.

Luego de un largo período de sequía, y tras algunos pedidos de los hoteleros del lugar, se decidió construir en 1975 un canal denominado Ameghino, que conectó la cadena de lagunas para atraer el agua. Pero un día llegaron las lluvias y, en 1978, se decidió levantar un terraplén para proteger el pueblo. No fue suficiente. En 1985, en medio de una fuerte sudestada, la tierra cedió y la villa turística se hundió bajo ocho metros de agua. Los habitantes de Epecuén huyeron al vecino pueblo de Carhué. Hoy, a Epecuén llegan fotógrafos, documentalistas y turistas en busca de esas ruinas posapocalípticas.

Video

"Soy Pablo Novak, el único habitante de la ruina", dice el hombre que vivió cuatro años el esplendor de Epecuén hasta que un día el agua empezó a subir. Hoy vive solo allí y camina entre los escombros. "Nos dijeron «hay que salir lo antes posible porque tapa todo»", recuerda Novak cuando se rompieron los terraplenes.

Emiliano Lasalvia y Silvana Colombo

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.