Es una técnica para tener en cuenta

Por Graciela Gerola Para LA NACION
(0)
28 de octubre de 2007  

La incineración es la combustión total y controlada de un residuo combustible en presencia de un exceso de oxígeno. Y creo que, tal como sucede en las grandes metrópolis del mundo hay que pensar sistemas mixtos de disposición final de residuos.

Es decir que es una posibilidad discutir la incineración como un complemento de los rellenos sanitarios que hoy son manejados por la Coordinadora Ecológica Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse).

La incineración no es una técnica para descartar. Entre las ventajas que puedo mencionar figuran:

  • se reduce el volumen de los residuos en un 90 por ciento;
  • también se reduce el peso de ellos en un 75 por ciento;
  • la reducción es inmediata; no requiere largos tiempos de residencia, pues la destrucción es en segundos. En esto se diferencia de los rellenos sanitarios;
  • la incineración se puede realizar donde el residuo se genera, cerca del centro de gravedad de la zona de mayor generación, con lo que se evitan grandes distancias de transporte;
  • no requiere grandes espacios;
  • las emisiones se pueden controlar y monitorear sistemáticamente con muestreos de los gases que emanen, incluida su interpretación;
  • se usa para generar calor o electricidad;
  • si bien no reemplaza la separación y el reciclaje, es más rentable para grandes volúmenes.
  • Entre las desventajas que se señalan están el alto costo de inversión, operación y mantenimiento.

    También es alto el nivel de dispositivos de control específico; se requieren operarios especializados y profesionales, y hay que separar ciertos residuos que no son combustibles o no tienen el poder calorífico necesario. Por eso no es aplicable para pocas toneladas.

    Sin embargo, es una técnica que puede funcionar si se miden estrictamente los contaminantes que se generan.

    Existen otros datos interesantes: en Europa hay 304 instalaciones para la incineración de residuos: Francia tiene 84 y Alemania, 56. El 96 por ciento de las plantas recupera energía de los residuos, el 70% de la cual es usada para calefaccionar y el 30%, en electricidad.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Sociedad

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.