Estiman que un clan narco lavó en la Argentina más de US$15.000.000

Varios automóviles deportivos fueron decomisados a la organización criminal
Varios automóviles deportivos fueron decomisados a la organización criminal Crédito: Ministerio de Seguridad
Los hermanos José y Erwin Loza contaban con una consolidada estructura comercial para blanquear el dinero originado por el contrabando de varias toneladas de cocaína a Europa
Germán de los Santos
(0)
14 de diciembre de 2018  

ROSARIO.- El salto de los hermanos José y Erwin Loza, detenidos ayer en Buenos Aires y España, fue notable en los últimos 20 años: pasaron de traer cocaína al Mercado Central de Buenos Aires a proveer de estupefacientes a los principales carteles europeos; de nacer en la pobreza en Salta a dar vueltas en la Ferrari que usó Diego Maradona en los años 90; de ser socios del exportador narco Delfín Castedo a comer en restaurantes de lujo con alfiles de la mafia italiana.

Lograron reducir todas esas distancias y contrastes en su extensa historia criminal siendo invisibles durante más de dos décadas en el tráfico de grandes cargamentos de cocaína a Europa, sin que las fuerzas de seguridad ni los organismos de control pudieran descubrir cómo llegaban varias toneladas de cocaína a España, donde como si fuera un calco de la causa Carbón Blanco fue secuestrada la droga que manejaba el cartel.

Tras una extensa investigación encabezada por las procuradurías de Narcocriminalidad (Procunar) y de Lavado de Activos (Proselac), en conjunto con la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), entre otros, lograron detectar en la Argentina la compleja estructura de lavado de dinero que comandaban los hermanos Loza, que manejaron, según se calcula, unos US$15.000.000.

Las autoridades españolas centraron sus investigaciones en descubrir la ruta de la cocaína, que manejaba el clan Loza para proveer de estupefacientes a distintos eslabones del crimen organizado en Europa. En los operativos realizados anteayer por la Gendarmería, en la denominada Operación Cambalache, fueron detenidos en la Argentina 14 miembros de la banda, entre ellas, Erwin, y sus sobrinos Gonzalo, alias Junior, y Alan Loza. Y en España fueron aprehendidas 26 personas, una de ellas José Loza, considerado junto con su hermano, el líder de la asociación ilícita, según la causa del juez en lo Penal Económico N° 2 Pablo Yadarola.

En la investigación se usó un nuevo recurso, que es el "acuerdo de equipo conjunto de investigación" para la incorporación de pruebas en ambos países. España lo utilizó para casos de terrorismo con otras naciones, como Francia.

Gendarmería acompañó a policías españoles durante el operativo en Málaga
Gendarmería acompañó a policías españoles durante el operativo en Málaga Crédito: Ministerio de Seguridad

En el pequeño pueblo de Lugano, a 22 kilómetros de Gijón, España, se sospecha que los Loza guardaron un cargamento de 1400 kilos de cocaína, que según la policía española había llegado a la costa española en un velero que tripularon un argentino y dos uruguayos.

El 14 de octubre de 2017 José Loza y el peruano William Weston Millones decidieron cambiar de planes y regresaron a la Argentina. El viaje fue inesperado, pero su hijo Junior quedó a cargo de las funciones del padre, como ya lo había hecho antes por la grave enfermedad que sufre José Loza. Junior viajó a Málaga para que el italiano Stefano Di Profio le entregara el dinero por el cargamento.

Se habían enterado de que unos días antes, la policía española había entrado en el galpón de Lugano, por lo que se dieron cuenta de que seguían la carga. Los efectivos interceptaron 20 días después en un camión de patente inglesa que iba de Oviedo a Granada más de 1100 kilos de cocaína.

El dinero que los Loza obtenían por el tráfico de cocaína era transportado a la Argentina a través de mulas que reclutaba el español Francisco González González. El 20 de noviembre de 2017, la Aduana argentina detuvo en Ezeiza a Bienvenido González Lomeña y Víctor Calvente Cavero con tres valijas con 365.000 euros. Era un adelanto que había pagado el italiano Di Profio, que contaba con antecedentes por narcotráfico desde 2006.

Una banda en expansión

Un arrepentido en esta causa describió que la organización funcionaba a pleno desde 2008, y explicó que los contrabandos de cocaína a Europa se realizaban desde la Argentina y otros países productores de la droga. Se sospecha que desde Perú y Bolivia. Uno de los proveedores de la cocaína al clan Loza era, según la investigación, Cristian Ferreyra Callau, quien en agosto de 2017 viajó con su madre a Madrid para reunirse con José Loza, que fue buen anfitrión y los alojó en su casa.

El clan Ferreyra maneja la producción de cocaína en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, y era uno de los antiguos proveedores de Delfín Castedo, quien actualmente está preso en la cárcel de Güemes, en Salta, tras ser detenido en el partido de Ituzaingó en julio de 2016.

Castedo estuvo una década prófugo de la Justicia, acusado de ser uno de los narcos más importantes del país. Era el encargado de abastecer a los fallecidos Carlos Salvatore y Patricio Gorosito, condenados a 21 y 19 años de prisión por el contrabando de cocaína a España y Portugal, conocido como Carbón Blanco.

En esta trama Castedo se volvió a unir con los Loza no solo a través del clan Ferreyra, sino por una denuncia anónima radicada en 1998 que señala que la venta de cocaína del Mercado Central era manejada por Delfín y Rafael Castedo, y por José y Valdemar Loza; este último fue detenido en diciembre de 2017 en La Matanza con un cargamento de 1100 kilos de cocaína, y actualmente está procesado por el juez federal de Salta Julio Bavio.

Otro narco que tiene un extenso historial, como los Loza y Castedo en la Argentina, que aparece ligado a este entramado es Wilson Maldonado Balderrama, el empresario hípico boliviano, que tiene pedido de captura y extradición del Juzgado Federal N° 1 de Salta, en una causa por el secuestro en febrero de 2016 de 267 kilos de cocaína en Taco Pozo, Salta.

En esa causa fue condenado en septiembre pasado a 14 años de prisión el expresidente del Concejo Deliberante de Salvador Mazza Gabriel Maurín. Salvador Mazza es un territorio clave para el paso fronterizo de la cocaína.

Se sospecha que los Loza tenían varios métodos para enviar la cocaína a Europa. Uno era por barco en contenedores, utilizando el sistema del llamado "gancho ciego". Una vez que la Aduana controlaba el contenedor, un infiltrado de la organización realizaba la apertura para introducir el estupefaciente y lo cerraba utilizando precintos mellizos a los originales. Se sospecha que un cargamento salió desde la Terminal 3 del Puerto de Buenos Aires hacia Gran Canaria, España.

El clan Loza habría usado también un método más complejo, ya que se cree que introdujeron un cargamento de cocaína en un equipo de vehículos 4x4 de Bélgica que había venido a hacer una travesía a la Patagonia argentina. Las camionetas luego fueron guardadas en una chacra en San Pedro, Buenos Aires, vinculada a Erwin Loza. Y allí se habría camuflado, en las cubiertas, la cocaína que fue despachada en barco a Amberes, Bélgica, uno de los puestos europeos donde llegan varios embarques de droga.

Los investigadores detectaron que en torno de los miembros del clan Loza se hicieron inversiones y se adquirieron entre inmuebles y vehículos 101 bienes, con un lavado de dinero estimado por los investigadores judiciales en US$15.000.000.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.