Hoy es el Día del Mate: recuerdo del día en que lo prohibieron

Un rico mate
Un rico mate Fuente: LA NACION - Crédito: Ezequiel Torres
Hubo un tiempo en que un gobernador bonaerense quiso arrancar de cuajo con la tradición por considerarla un vicio del demonio
(0)
30 de noviembre de 2015  • 09:36

Los 30 de noviembre es, para todos los argentinos, el Día del Mate. Seguramente habrá muchos en que no se hayan puesto a reflexionar en ello al poner la pava al fuego o al vaciar el mate para los primeros sorbos de la mañana. Sin embargo, de haber sido por Hernando Arias de Saavedra, más conocido como Hernandarias, ese cotidiano placer seguiría siendo un clandestino deleite.

Han pasado casi 146 mil días desde que el entonces gobernador de Buenos Aires, un 20 de mayo de 1616, hizo publicar un bando en el que prohibía la yerba mate en cualquier uso. El año próximo se cumplirán 400 años desde aquella insólita y dictatorial decisión.

El mate estaba prohibido, y quien quiera que lo tuviese sería penado con multas -si era español- o con azotes -si era nativo. Toda la yerba decomisada sería incinerada en la plaza pública, por ser considerada contraria al trabajo, al hombre y a Dios.

Sugestión clara del demonio; vicio abominable y sucio; hace a los hombres holgazanes
Algunos de las críticas de Hernandarias al mate

Hernandarias, nacido en Asunción, fue el primer nativo americano en ejercer un cargo de ese tenor y, según relata su compatriota, el historiador Ruiz Díaz de Guzmán, en Breve historia de etapas de conquista (1612), también estuvo entre los primeros en observar que los guaraníes llevaban en unas pequeñas bolsas de cuero, llamadas guayacas, hojas de yerba mate triturada y tostada, a la que tanto podían beber en infusión como mascar durante sus tareas cotidianas o en largas marchas.

"Sugestión clara del demonio", "vicio abominable y sucio que es tomar algunas veces al día la yerba con gran cantidad de agua caliente" que "hace a los hombres holgazanes, que es total ruina de la tierra, y como es tan grande temo que no se podrá quitar si Dios no lo hace". La extendida costumbre de tomar mate era habitué entre los habitantes de Buenos Aires del decimoséptimo siglo. A pesar de ello, (o a raíz de ello) la práctica llegó a ser denunciada ante el Tribunal de la Santa Inquisición de Lima.

La ciudad de Gobernador Ingeniero Valentín Virasoro, en Corrientes es una de las "Mecas" de la yerba mate, que hoy se produce en cantidades industriales
La ciudad de Gobernador Ingeniero Valentín Virasoro, en Corrientes es una de las "Mecas" de la yerba mate, que hoy se produce en cantidades industriales Fuente: LA NACION

Hernandarias ordenó que "nadie en adelante fuese ni enviase indios a haber hierba a ninguna parte donde la haya, ni la traiga, ni traten ni contraten so pena de pérdida de ella, que se ha de quemar en la plaza pública".

También impuso multas de 100 pesos a los españoles, o 100 azotes si eran aborígenes, a quien "la metiere o quisiese meter en la ciudad". En vano, la ley intentó erradicar una costumbre demasiado enraizada en la cultura local. Por aquellos días, incluso se llegó a señalar el tomar mate como un "vicio que favorese (sic) a los enamorados".

Bocacalle de Hernandarias y Suárez, en el barrio porteño de La Boca

Hoy el mate es un orgullo regional, un emblema del extremo sur de América, y hasta un provechoso motor de atracción turística

"Todos los españoles, hombres y mujeres, y todos los indios beben esta yerba, y cuando no tienen con qué comprarla dan sus calzones y frazadas, cuando le falta desfallesen y dicen que no pueden vivir. Todos los indios la toman antes que amanesca y todas las veses que la tienen cuando trabajan, aunque no coman, con sola yerba se sustentan y se avivan las fuerzas para trabajar de nuevo", reza una descripción textual de la época.

Mucho ha cambiado desde aquella época. No sólo hoy desfallecer se escribe con c, amanezca con z y veces con c, sino que además el mate es un orgullo regional, un emblema del extremo sur de América, y hasta un provechoso motor de atracción turística.

(2012) Los productos derivados del mate copan la parada en las góndolas argentinas
(2012) Los productos derivados del mate copan la parada en las góndolas argentinas Fuente: LA NACION - Crédito: Matías Aimar

¿Que diría Hernandarias si cabalgase hoy por Buenos Aires? No sólo se sorprendería por lo extendido del satánico vicio -hay estaciones de agua caliente en las estaciones de servicio, mates adornados con los colores del campeón y hasta kits de mate descartables- sino además podría desfalle ser de poner pie en un supermercado. Amarga, suave, edulcomate, adelgamate, con palo, sin palo, con hierbas, sin hierbas, con muchas hierbas o con poca, de un kilo, de medio, llevá dosporuno, -¿azucar? no dejá, gracias-, de precio regulado, de precio libre, uruguaya, brasileña, del monte, del llano, en cjaa premium ¡y hasta en saquito!

Sin rencores. En Villa Hernandarias, Entre Ríos, también se toma mate
Sin rencores. En Villa Hernandarias, Entre Ríos, también se toma mate Crédito: Google

Así como en algunos alejados aeropuertos del mundo la aparición de un par de paquetes de yerba en las valijas pueden incomodar a los despachantes poco curtidos que la confunden con una droga ilegal, en los tiempos de la Buenos Aires del 1600 sus detractores hasta llegaron a alegar que los hechiceros guaraníes aspiraban el polvo de las hojas de yerba como un narcótico que les permitía entrar en trance.

Fueron los jesuitas los que, pese a que al principio también la criticaron, mejoraron su cultivo. También monopolizaron su comercio, hasta que en 1767 fueron expulsados de las colonias españolas en América latina. Sólo con la llegada del siglo XX el cultivo del mate se tradujo en una industria, en el largo camino que lleva a su extendida presencia en las góndolas de hoy.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.