Opinión. Imprudencias, rutas en mal estado y falta de controles, un combo letal