Inventó un baño inteligente para sus compañeros con discapacidad y ahora lo presentará en Abu Dhabi

Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez
Rosario Marina
(0)
10 de enero de 2019  • 18:22

Lucas Lobo pensó en lo que había aprendido de robótica, y también pensó en sus compañeros que no podían ir solos al baño porque se manejaban en andador o en silla de ruedas. Habló con su compañero Mariano Zamudio y juntos crearon un baño inteligente para su secundaria especial, el Centro de Formación Integral Nº2 de González Catán. Por ese proyecto de ciencia, en septiembre saldrán por primera vez del país para presentarlo en la Expo Ciencia Mundial MILSET en Abu Dhabi.

El proyecto consiste en la automatización del baño para personas con discapacidad: se trata de mejoras electrónicas que permiten avisar si está o no ocupado, emitir señal cuando falta papel higiénico o abrir y cerrar la puerta. Además, tiene un arnés que posibilita que pasen sin ayuda de la silla de ruedas al inodoro. También incluye una app que se pueda usar para el manejo de la puerta y de los botones.

"Nosotros pensamos en hacer esto porque hay muchos profesores que ayudan a los chicos en sillas de ruedas y andador. Lo hicimos para que los chicos que tienen problemas puedan ir solos al baño", explicó Lucas. Y siguió: "Acá si un compañero se lastima o le llega a agarrar una convulsión o algo tiene un botón adentro para avisar".

Los más de 250 adolescentes y jóvenes que asisten al CFI Nº2 tienen alguna discapacidad intelectual, motriz o sensorial, y son, sobre todo, de González Catán, Virrey del Pino y Gregorio de Laferrere.

Lucas tiene 27 años y se imagina que en Abu Dhabi el clima va a ser distinto. Ve todos los días pasar los aviones por arriba de su casa, porque vive cerca de Ezeiza, pero no sabe cómo será subirse a uno.

Cuando era chico, se cayó de un segundo piso y perdió masa encefálica. Estuvo 18 días en coma. Su padre, Antonio, creyó que ya lo había perdido. Pero ahora lo mira entusiasmado, sabiendo que por primera vez su hijo se va a subir a un avión a mostrar lo que sabe hacer: ciencia.

"Después del accidente que tuvo yo no pensaba que iba a llegar a tanto", dijo Antonio, que lo llevó durante años a kinesiología, a terapia, y a todo lo que apareciera como posible para mejorarle la calidad de vida. "Me salió bueno", sonríe.

Lucas con el prototipo del baño automatizado
Lucas con el prototipo del baño automatizado Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Un kit de robótica

Laura Ranelli es la directora del Centro de Formación Integral Nº2 de González Catán, la secundaria de educación especial donde asiste Lucas. "En el 2015 nos llegó un kit de robótica y no sabíamos de qué se trataba. Empezamos a investigar. Entonces conocimos el Centro de Innovación Tecnológica de La Matanza", explicó.

La profesora Fabiana Flores, que venía de la educación técnica, asistió a la capacitación del CITLA en un edificio de San Justo y le transmitió el entusiasmo a todos. La idea era que la robótica atravesara cualquier disciplina de la escuela y que no quedara solo en armar un cochecito con el kit.

En 2017, Flores les planteó a los chicos cómo se podía aplicar la robótica en la escuela. Entonces el grupo, en especial Lucas, propuso hacer una aplicación en el gabinete de la escuela con una luz u otro dispositivo que produjera sonido para que se supiera que adentro estaban en reunión y no podían interrumpirlos. El paso siguiente fue el baño para lograr la independencia de sus compañeros con discapacidades motrices.

Ese año participaron en la Feria de Integración entre escuelas técnicas y escuelas especiales que hace el municipio, y ganaron un premio con el baño inteligente, que consistía en un subsidio para poder llevarlo a cabo. En ese momento solo tenía los avisos lumínicos y sonoros.

En 2018 volvieron a participar de la feria con una ampliación del proyecto, sumándole más tecnología. También ganaron. En esa instancia el premio fue el pase a la Expociencia Nacional Expocytar en Santa Rosa, La Pampa. Hasta ahí llegaron a presentarlo. Y, de nuevo, ganaron. Ese premio es el que los llevará, en septiembre, a Abu Dhabi.

En los Emiratos Árabes se reunirán clubes de ciencias de distintos países y continentes que presentan sus proyectos científicos y comparten actividades culturales y de divulgación.

El municipio de La Matanza cubrirá los pasajes a Abu Dhabi de Lucas, Mariano y un profesor. Pero aún están buscando subsidios para que los chicos tengan dinero para viáticos y alojamiento.

Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Ciencia en los kilómetros

El próximo objetivo es que el club de ciencias tome independencia del CFI nº2, para que se sume más gente del barrio que quieran participar. El club se llamará Ciencia en los kilómetros.

Lucas se suele presentar como "Lucas de los kilómetros". Hablando con Mariano, decidieron que su club se llamaría así, porque los que participan y participaron viven en los kilómetros. Es una identidad matancera que tienen quienes viven sobre ruta 3, en las localidades de González Catán, Virrey del Pino y Gregorio de Laferrere.

La apuesta es a "popularizar la ciencia" y a una "formación de punta para todos", según indicó Silvina Gvirtz, secretaria de Ciencia, Tecnología y Políticas Educativas de La Matanza. Hay 12 clubes de ciencias en el municipio, y su objetivo este año es llegar a 45.

Leandro Pérez es uno de los profesores de Lucas y Mariano, que les ayudó a entender programación jugando. Es el sucesor de Fabiana Flores. "Yo no sabía nada de robótica", contó Leandro. Pero se capacitó, aprendió y ayudó a los alumnos a armar su propio proyecto.

Trabajaron con un programa que se llama Miniblock. Para acercar la programación a los alumnos, idearon un juego primero de manera manual: ampliaron e imprimieron cada imagen que aparece en la pantalla para después aplicarla en la computadora.

Laura Brinville, a cargo de las capacitaciones de robótica en la secretaría de Ciencia, Tecnología y Políticas Educativas, sabe el efecto que esto tiene en los jóvenes: "Hay muchos que, por su problemática, no logran alfabetizarse, pero sí logran programar".

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.