La viuda y el hijo de Pablo Escobar Gaviria serán indagados por lavado de dinero del narcotráfico

Están bajo la lupa de la Justicia argentina que acaba de ordenar su declaración indagatoria
Están bajo la lupa de la Justicia argentina que acaba de ordenar su declaración indagatoria
Gabriel Di Nicola
(0)
20 de abril de 2018  • 13:12

Llegaron al país en 1995 para escapar de una muerte segura. Su vida en Colombia, después de la muerte de Pablo Escobar Gaviria, conocido como "El Patrón del Mal", no valía nada. Casi 23 años después, la viuda y el hijo mayor de uno de los capos narcos más peligrosos del mundo están bajo la lupa de la Justicia argentina que acaba de ordenar su declaración indagatoria por presunto lavado de dinero proveniente del tráfico de drogas.

La resolución fue firmada hoy por el juez federal de Morón Néstor Barral, que también ordenó la declaración indagatoria por el mismo delito del ídolo de Boca Juniors Mauricio "Chicho" Serna, según informó el Centro de Información Judicial (CIJ).

Los imputados están sospechados de haber prestado "colaboración esencial" para que el ciudadano colombiano José Piedrahita Ceballos, detenido en su país natal a la espera de ser extraditado a la Argentina y a los Estados Unidos, y el abogado y empresario argentino Mateo Corvo Dolcet llevaran a cabo una operatoria de lavado de activos en la Argentina.

Según se desprende de la resolución firmada por el juez Barral, la viuda de Escobar Gaviria deberá presentarse a prestar declaración indagatoria el 3 del mes próximo a las 10; Serna un día después y a la misma hora, y el hijo del fallecido capo narco el 14 de mayo próximo, también a las 10.

Piedrahita Ceballos, según el expediente judicial, fue integrante del temible Cartel de Cali, liderado por los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela. La organización criminal habría traficado desde Colombia a los Estados Unidos, entre 1986 y 1996, 200.000 kilos de cocaína. Fue detenido en septiembre pasado en Colombia en operativos simultáneo a los que hacia la Gendarmería Nacional en la Argentina.

Como se dijo, Victoria Eugenia Henao Vallejo, de 57 años, conocida como "La Tata", y sus dos hijos, Juan Pablo y Manuela, llegaron a la Argentina en 1995 después de un acuerdo entre los por entonces presidentes de la Argentina y Colombia, Carlos Menem y Ernesto Samper, respectivamente. Anteriormente, la familia de "El Patrón del Mal" había intentado radicarse en Alemania y los Estados Unidos, pero no tuvo éxito.

A la Argentina llegaron con identidades nuevas otorgadas por el gobierno colombiano. La viuda pasó a llamarse María Isabel Santos Caballero; su hijo, Juan Sebastían Marroquín Santos, y su hija Manuela Marroquín Santos.

La viuda y el hijo de Escobar Gaviria ya fueron investigados por lavado de dinero. Fueron sobreseídos en noviembre de 2005 por un tribunal oral federal (TOF) porteño, que anuló el juicio y cerró la causa por lavado de dinero.

Al ordenar las indagatorias de Santos Caballero, Marroquín Santos y Serna, el juez Barral hizo lugar a las solicitudes planteadas por el fiscal federal de Morón, Sebastián Basso; la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), a cargo de Gabriel Pérez Barberá y la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), conducida por Diego Iglesias.

La pista sobre la viuda y el hijo de Escobar Gaviria surgió en documentación secuestrada a Corvo Dolcet en allanamientos hechos en septiembre pasado en su casa del country Ayres del Pilar. El abogado y empresario tiene 53 años y en octubre pasado fue procesado por el juez Barral con prisión preventiva por el delito de lavado de activos. A principios de año fue excarcelado, volvió a su domicilio y es controlado por medio de una tobillera electrónica. No puede alejarse más de 100 kilómetros.

"Pocos días después de que Corvo Dolcet brindara ese testimonio [su primera declaración indagatoria] hallamos dentro de la documentación secuestrada en su domicilio, más precisamente en una caja identificada como ´NO TOCAR MATEO´, un instrumento en el que Marroquín reconoció haber sido, junto con su madre, quienes presentaron a Piedrahita Ceballos como inversor de proyectos que Corvo Dolcet llevaba adelante", sostuvieron los fiscales Basso, Pérez Barberá e Iglesias en el dictamen que presentaron ante el juez Barral.

En el documento secuestrado, las partes fijaron como cláusula primera que la presentación del "señor Peidrahita fue al solo efecto de que invierta en el proyecto de Corvo Dolcet. Y que luego de de haber generado ese canal, el ciudadano colombiano efectuó distintas inversiones de dinero en efectivo y por medio de la entrega de dos propiedades".

Según describieron los representantes del Ministerio Público, Corvo Dolcet reconoció en favor de Santos Caballero y Marroquín Santos una comisión del 4,5 por ciento del total de la inversión realizada "la cual para el día en que ese documento privado fue firmado (presumiblemente el 15 de febrero de 2011) ya había sido cancela la totalidad de la comisión pactada.

Santos Caballero y Corvo Dolcet se conocieron en 1995, según el relato del empresario procesado, cuando la viuda de Escobar Gaviria buscaba a un abogado que lo ayudara en los trámites necesarios para instalarse en el país e insertarse económicamente. "Como sus necesidades no tenían relación con la actividad que yo estaba desempeñando, exclusivamente en el ámbito del derecho penal, no me interesó ser su abogado y tampoco le recomendé a otro colega", recordó el acusado.

"Entendemos que Santos Caballero y Marroquín Santos efectuaron un aporte caracter esencial para el cumplimiento de los objetivos criminales de Piedrahita Ceballos, siendo ellos quiénes operaron de nexo entre los intereses del ciudadano colombiano y el grupo que a nivel local lideraba Corvo Dolcet, quien contaba con una estructura empresarial lícita preparada para la inyección de directa de fondos", afirmaron los fiscales Basso, Pérez Barbellá e Iglesias en el dictamen donde pidieron la indagatoria de la viuda y el hijo de Escobar Gaviria.

En el expediente judicial que se tramita en el juzgado de Barral, se secuestraron 15.000.000 de dólares entre propiedades, dinero en efectivo y lingotes de oro que Piedrahita Ceballos invirtió en la Argentina a través de dos canales: un desarrollo inmobiliario en Pilar, que incluía la ampliación del Ferrocarril Belgrano Norte y la organización de espectáculos de tango en el Faena Hotel a través de la franquicia Rojo Tango, y en el Café de los Angelitos.

El desarrollo inmobiliario iba a contar con una nueva estación del ferrocarril Belgrano Norte en el kilómetro 46 de la ruta Panamericana, un complejo de 920 cocheras distribuidas en cinco niveles; el edificio Pilar Parking, que se desarrolla en el complejo Pilar Bicentenario, demandará una inversión de $ 150 millones. Corvo Dolcet figuraba presidente del directorio de Pilar Bicentenario SA, firma dueña de la tierra y del proyecto.

Para los representantes del Ministerio Público, a partir de la participación de Santos Caballero y Marroquín Santos "comenzó a materializarse una serie de actos delictivos multiples orquestados y controlados por Piedrahita Ceballos y Corvo Dolcet los cuales le permitieron al ciudadano colombiano inyectar millonarias sumas de dinero sospechadas de provenir del tráfico de drogas en el sistema financiero local".

Basso, Pérez Barberá e Iglesias sostuvieron las "cuestionadas" inversiones de Piedrahita Ceballos no se podrían haber concretado sin la participación de la viuda y del hijo de Escobar Gaviria.

"Las pruebas obtenidas hasta el momento permiten afirmar que Santos Caballero y Marroquín Santos conocían las actividades criminales del señor Piedrahita Ceballos y estaban al tanto de su vinculación con estructuras dedicadas al tráfico ilícito de estupefacientes. Al mismo tiempo sabían del origen espurio de los fondos con los que contaba. Sabedores [sic] de esas circunstancias encontraron en el proyecto que Corvo Dolcet les acercó una forma de obtener un beneficio patrimonial personal de la inyección de fondos de origen ilícito", afirmaron los fiscales en su dictamen.

Serna quedó imputado por presunto lavado de dinero porque "una de las tantas formas" que Piedrahita Ceballos inyectó fonfos en los proyectos liderados por Corvo Dolcet fue con el aporte de de tres inmuebles que con anterioridad le había comprado al exjugador de Boca Juniors.

Los fiscales sospechan que se está ante una "operación simulada". Y explicaron: "Las pruebas de cargo vinculan a Piedrahita Ceballos con el tráfico de estupefacientes a nivel internacional es posible inferir que esas ventas habrían sido actos concretos de lavados de activos utilizados a nivel local para el cumplimiento de sus objetivos criminales a largo plazo".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.