Lady Gaga: porque una diva también es un ser vulnerable