Loqui, la perra que ayudó a parir a su amiga gata