Ludovica Squirru, sobre el eclipse: "Es un buen momento para reformular relaciones"

Ludovica Squirru
Ludovica Squirru Fuente: Archivo
Gabriela Origlia
(0)
2 de julio de 2019  • 03:31

CORDOBA. Ludovica Squirru asegura que está "emocionada" e "inmersa" en el eclipse solar que se producirá hoy. No deberá trasladarse, ya que hace un mes está en su casa de Las Rabonas, en Traslasierra , donde está terminando su nuevo libro de horóscopo chino y organizando una gran movida para el 4 de diciembre con quienes trabaja desde hace 16 años para la "nueva fundación astrológica, bien aspectada, de la Argentina ".

Traslasierra - uno de los mejores puntos de la Argentina para observar el fenómeno- es su "casa" desde siempre. Empezó a venir a los cuatro años con su abuela Marilú.

Hoy seguirá el eclipse -sin verlo- desde su casa, a un kilómetro de aquella en la que pasó buena parte de su niñez. "Todo movimiento es imperfección, así que me quedo aquí", dice a LA NACION y cuenta que, desde siempre, los eclipses implican un cambio "muy fuerte en la tierra para los seres humanos; son cambios profundos en la psiquis, para todo lo que está en stand by, para lo que es un lastre. Es un momento que ayuda a que se cierre, a que tenga una definición".

Advierte que se "movilizan" las emociones y que poder contemplar el fenómeno en contacto "con la naturaleza, es muy fuerte; permite un inside que no se logra viviéndolo en las grandes ciudades. Es un fenómeno que sacude lo emocional, lo afectivo".

En el "Tíbet serrano" -como llama a Traslasierra-, Squirru asegura que logra contar con un "tiempo interno" que es muy complejo conseguir "viviendo como se vive hoy; tengo un diálogo interno, veo qué estoy atravesando". Convencida de que la "causalidad" existe, este eclipse total de sol la encontrará en un momento en el que podría resolverse la venta de la casa de su abuela que lleva 30 años de trámites.

"Ese lugar es el semillero de mi felicidad; siempre tuve un feeling con Traslasierra y desde muy chica la intuición de que viviría aquí y podría contemplar el cielo diáfano, impresionante de estas sierras". La abuela Alicia -"Marilú"- llegó a la zona hace 70 años, cuando no había nada. "Siempre fue una adelantada; la primera mujer que se psicoanalizó, escribía para la revista Marilú de los Vigil. Nunca la vi descansar; era hábil; tenía vocación de Eros, de darnos felicidad y quiero despedirla con felicidad, con un cónclave con fumata blanca".

Los movilizados

Así como ella -mono de fuego en el horóscopo chino- está movilizada, apunta que el fenómeno será especialmente inquietante para los Aries , Libra , Capricornio y los de Cáncer . "Desde lo interno hay que empezar a soltar todo el karma, el lastre y empezar con conciencia algo nuevo -describe-. Es un momento para reformular trabajo, relaciones, pareja; analizar qué está pasando y resolver".

"No todo pasa por la tele, por la política y las redes. Incluso las redes obstruyen el contacto con nosotros mismos; el efecto del eclipse no será mañana [por hoy]. Comenzó hace 40 días y seguirá después que pase; hay que aprovecharlo", señala.

Dice que el cielo de Traslasierra la ayudó a "apaciguar estados anímicos, a canalizar con meditaciones. Mirar el cielo es maravilloso, acá se ven muy bien Martes, Venus y Sirio. La frecuencia astrológica te cae sobre la cabeza. Las lunas llenas son maravillosas". En ese ambiente, cuenta, son muchos los que realizan "rituales, ceremonias de la Pachamama" y enfatiza que Traslasierra atrae a quienes tienen "conciencia cósmica, ecológica".

"La movilización interna que implica el eclipse no tiene resultados ese mismo día -sigue-. Continuaremos buscando las respuesta; no olvidemos que como señala el I Ching somos reflejos, o que pasa adentro pasa afuera, como es arriba es abajo. Hay que conectar bien, quizá se puede encontrar el camino que se buscaba".

Aunque sus vecinos y quienes la cruzan en la feria de Las Rosas le preguntan qué hará o qué pasará con el eclipse, prefiere compartir antes sus ideas e insistir en que, desde el inicio de las civilizaciones, el ser humano se rige por los cambios cósmicos, pero vivirlo sola. "No es para masificar, sino para disfrutar de la experiencia".

En diez días entregará su libro; el próximo año es de la rata de metal por lo que esta vez la foto de tapa es de estudio con los animales hechos por una escultura cordobesa, Fabiana Alaniz. Después se dedicará de lleno al encuentro del 4 de diciembre para mejorar la "aspectación" de la Argentina cuya fecha de nacimiento (8 de julio) define como "muy mala": luna llena en oposición al sol; Cáncer con ascendente en Libra que mira hacia afuera, que nunca arraiga. "Creo en la Argentina federal, del interior, donde hay muchos universos paralelos, creatividad, sustentabilidad".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.