Dura denuncia de la exnovia de un acusado por viralizar fotos íntimas de mujeres

"No fue fácil, pero acá estoy, agotada, pero viva", dijo Mara Sist (25), denunciante de Fernando Fernández, el rugbier de La Plata
"No fue fácil, pero acá estoy, agotada, pero viva", dijo Mara Sist (25), denunciante de Fernando Fernández, el rugbier de La Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Twitter
Josefina Lagreca
(0)
23 de enero de 2020  • 06:47

Mara Sist llegó caminando junto a su abogado, Lautaro Slpizer, a las 11.20. Tenía un vestido largo, negro, zapatillas y anteojos de sol puestos. La joven de 25 años venía de declarar ante la Fiscalía N°13 especializada en Violencia de Género, ubicada en La Plata. "Yo no sabía que esto iba a pasar", expresó angustiada.

Sist mantuvo una relación durante tres años con Fernando Fernández, desde enero 2016 hasta septiembre 2019 y, según sostuvo, desde el principio supo que era violento. Él estudiaba, jugaba al rugby en el Club Universitario de La Plata y trabajaba en el boliche Jerry, en el área de Relaciones Públicas. Nunca la dejó ir a bailar ahí e incluso la amenazó.

Dentro del contexto de la relación, su novio, según la denuncia a la que accedió LA NACION, la golpeó. En una oportunidad, rompió la puerta de su casa "de una patada" y le pegó piñas a las paredes, que quedaron marcadas, por la cual solicitó una restricción perimetral, que establecía que no podía acercarse a ella en un radio de 100 metros, y tenía vigencia por 60 días.

La viralización del relato de Riquelme hizo que Sist se animara a hacer su descargo y denunciar formalmente lo que le pasó, ya que no sabe si su exnovio tiene fotos de ella

Los vecinos del departamento de Sist empezaron a hacer preguntas. Dijo que "la vergüenza ajena" fue otra de las razones por la cual ella decidió denunciarlo, pero el factor principal fue Narella Riquelme, quien denunció públicamente a Fernández el 13 de enero de este año por la viralización de sus fotos teniendo relaciones con otro chico, Hernán Espinel.

Según la publicación de Riquelme, ella estaba en la casa de Espinel en la planta de arriba, y Fernández en la de abajo. Nunca se dio cuenta de que Fernández entró al cuarto, sacó las fotos y después las difundió sin su consentimiento, incluso, alguien de su grupo de amigos las convirtió en stickers.

La viralización del relato de Riquelme hizo que Sist se animara a hacer su descargo y denunciar formalmente lo que le pasó, ya que no sabe si su exnovio tiene fotos de ella e hizo lo mismo que con Narella.

"Hay un desconocimiento en cuanto a la distribución de fotos de contenido sexual a otra persona. Lo que tenemos ahí es una violación a la intimidad, a la privacidad. No está tipificado en el Código Penal, pero hay un proyecto sobre el tema y que todavía no se ha convertido en ley", explicó Slpizer, su abogado.

Estos hechos constan en la denuncia que la joven amplió frente a los fiscales Mariana Ruffino y Lucas Domski -y por los cuales pidió renovar la perimetral, entre otras medidas- en la que se le imputa a Fernández el delito de desobediencia (asociado a la perimetral), violación de domicilio, amenazas, todos ellos encuadrados dentro del delito de violencia de género.

"Estamos hablando de un tema que es delicado. Si la fiscalía cita a Fernández va a tener que presentarse porque pueden hacerlo comparecer por la fuerza pública. Al margen de que todavía no lo citaron, él puede presentarse de forma espontánea con un abogado. Hasta ahora, nunca lo ha hecho", indicó Slpizer.

El letrado añadió que no cree que la persona denunciada pueda ser detenida, pero que la reiteración de hechos y el incumplimiento de una orden judicial como es la perimetral, podría llegar a significar una potencial detención a futuro.

El factor Narella Riquelme

Riquelme, de 23 años y también representada por Slpizer, acusó a los integrantes del Club Universitario de Rugby de La Plata (CULP) por difundir fotos íntimas y armar "stickers" de ella, aunque por ahora decidió no hacer la denuncia judicial por miedo a represalias.

El lunes 13 de enero publicó en sus redes sociales un mensaje que rápidamente se hizo viral. "Chicas de La Plata -anunció-: si tienen sexo/hablan con la categoría 93-94 del Club Universitario de Rugby sepan que filman a mujeres sin su consentimiento y lo pasan en sus grupos de WhatsApp. Tengan cuidado porque se lo han hecho a muchas sin importar que sean novias, amigas o conocidas", escribió.

A raíz de ello, el club emitió un comunicado donde anuncia que los jugadores asociados a la denuncia recibirán "una suspensión provisoria y capacitación obligatoria sobre violencia de género".

Riquelme aseguró asimismo que después de hacer público lo que vivió, recibió amenazas por parte de su expareja: "Te voy a hacer mierda", la habría dicho.

Este hecho impulsó a Sist a hacer la denuncia. "Siempre en mi cabeza pensé: 'no es para tanto', y un poco lo sostengo. Yo no quería hacer nada. Me quería mantener al margen de todo porque, después de meses, recién empezaba a estar bien gracias a mi psicóloga, pero cuando vi que la amenazaron con que la iban a encontrar y la iban a hacer mierda, me dio mucha impotencia", reconoció la joven.

Hacer la denuncia- explicó- fue difícil porque implicó revivir el pasado y los duros momentos que vivió. Tras contarle a su familia y a sus amigos se sintió aliviada por el apoyo que recibió.

"Ahora que salí un poco de ese estado de negación y empiezo a tomar consciencia y a entender que yo estaba con esa persona, y que llegué a amar a esa persona... es duro", sostuvo.

"No fue fácil, pero acá estoy, agotada, pero viva", finalizó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.