Maradona se sometió a una operación para perder peso

Ingresó en la clínica de Cartagena de Indias con 120 kilos y esperan que baje 45
(0)
6 de marzo de 2005  

Diego Maradona fue intervenido quirúrgicamente con éxito ayer, en la clínica Medihelp, en Cartagena de Indias, Colombia, y perderá "unos 40 o 45 kilos, aproximadamente, quedando en su peso de los mejores tiempos cuando nos deleitaba jugando al fútbol, es decir, en unos 75 kilos", según le expresó anoche a LA NACION, mediante una comunicación telefónica, el doctor Eduardo Bolaños, unos de los especialistas locales que participó de la operación.

Maradona, de 44 años, se sometió a la intervención conocida como "by-pass gástrico laparoscópico" (ver infografía), que, según los especialistas, resultó satisfactoria. De todas maneras, siendo una operación de riesgo, deberá permanecer internado por 72 horas y luego, otras dos semanas en Cartagena de Indias, hasta completar el período de cicatrización. Maradona ingresó en la clínica con un peso que osciló entre los 115 y 120 kilos.

El ex capitán del seleccionado argentino, que había llegado a esa ciudad el martes último y que tomó la decisión final de operarse el jueves, se internó durante la mañana. Estaba de buen humor y lo acompañaron su hermana Rita, la doctora Angela Quinteros y su médico de cabecera, Alfredo Cahe. La operación se inició a las 13, hora local, y duró aproximadamente dos horas. Junto con Bolaños, participaron los doctores Carlos Chaux, Abraham Ganem y Francisco Holguín, además de cardiólogo, anestesiólogo y neumonólogo.

"Diego estuvo siempre de muy buen humor y todo salió perfecto, ya se despertó y descansa en su habitación. No es una operación sencilla, pero aquí contamos con toda la tecnología de excelencia y un grupo de profesionales que ya ha practicado 750 cirugías de esta clase. Obviamente, como cualquiera de los pacientes, Maradona aún no está fuera de peligro, pero viendo cómo ha sido su reacción y cómo salió todo, diría que en estos momentos su situación es de bajo riesgo", expresó Bolaños.

La decisión de la intervención no fue precipitada. Hace un tiempo ya que Maradona, junto con su entorno, venía analizando la posibilidad de realizársela habida cuenta del exceso de peso que mostraba, lo cual agravaba su estado de salud, en virtud de los problemas coronarios que padeció hace unos años y del cuidado que requiere. Venezuela, Cuba y Colombia eran los lugares posibles. Se eligió Colombia, y luego Cartagena, por las condiciones climáticas, por encontrarse a nivel del mar, a diferencia de Bogotá, algo que incide en la presión arterial y en la respiración, y por los antecedentes de la clínica y sus experimentados profesionales.

"Lo que se busca con esta cirugía es lograr una excelente calidad de vida, una vida normal. Esperamos, y confiamos, en una rápida recuperación", dijo Bolaños.

La operación de Maradona, cuyo valor alcanza los 10.000 dólares, despertó variados comentarios por el mundo en cuanto a los peligros. En general, no se cuestionaba la decisión, pero sin omitir que la recuperación tenía sus bemoles. Así lo expresó a la agencia noticiosa DPA el médico español Basilio Moreno, uno de los especialistas mundiales en obesidad mórbida. "Viendo las últimas imágenes de Maradona, la operación es una consecuencia lógica de su enfermedad. A la obesidad mórbida se llega por un abandono del paciente, por su inadecuado estilo de vida y alimentación, por la falta de ejercicio físico. El problema en un grado de obesidad así radica no sólo en el índice elevado de masa corporal, sino en la cantidad de inconvenientes paralelos que ocasiona el individuo que padece este problema. Es una operación delicada, porque pese a las técnicas fiables que se han desarrollado, aún existe un riesgo de mortalidad del 2%, es decir, 20 veces más que la media en intervenciones quirúrgicas", enfatizó Moreno, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad. Y aclaró que entre el 70 y el 80 por ciento de los pacientes que se someten al by-pass gástrico laparoscópico tienen un resultado excelente.

Al margen de las observaciones y consideraciones, oportunas y atendibles, los profesionales que lo asistieron destacan que Maradona ha tenido una buena reacción a la operación, una saludable respuesta en las primeras horas. Y señalaron que ahora empieza la batalla final: reducir el peso.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.