Murió la beba de la niña violada a la que le practicaron una cesárea

Falleció, ayer, como consecuencia de una complicación respiratoria grave; la chica de 11 años, abusada por un familiar, sigue internada y evoluciona favorablemente
Falleció, ayer, como consecuencia de una complicación respiratoria grave; la chica de 11 años, abusada por un familiar, sigue internada y evoluciona favorablemente Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Font
Fabián López
(0)
9 de marzo de 2019  

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- La beba que había nacido por cesárea durante la madrugada del 27 de febrero, producto de una violación a una niña de 11 años, murió ayer. Así lo informaron oficialmente las autoridades del Hospital del Este Eva Perón, ubicado en Banda del Río Salí, ocho kilómetros al este de esta capital, donde la recién nacida permanecía internada en grave estado.

En un comunicado, la Dirección Médica del centro sanitario detalló: "Ha fallecido la paciente de sexo femenino nacida el pasado 26 de febrero de 2019, con 25 semanas de gestación y 660 gramos de peso". Y explicaron: "A pesar de los cuidados extremos brindados desde su nacimiento, sufrió una complicación respiratoria grave que produjo su deceso".

Durante la madrugada del 27 de febrero, "Lucía", como se denominó ficticiamente a la nena que fue abusada por la pareja de su abuela, fue sometida a una cesárea cuando cursaba la semana 25 de embarazo, pese a que ella y su familia reclamaban que autoricen una Interrupción Voluntaria del Embarazo (ILE), prevista en el Código Penal. La operación se hizo un mes después de que el caso fue denunciado a las autoridades, a fines de enero. En ese momento, la madre de la niña la llevó a un Centro de Atención Primaria porque le dolía la panza. Los médicos confirmaron que cursaba un embarazo de 16 semanas. Contó que fue la pareja de su abuela, que está detenido, quien la violó.

La intervención fue hecha en el Hospital del Este Eva Perón
La intervención fue hecha en el Hospital del Este Eva Perón Fuente: LA NACION

Desde que fue derivada al Hospital del Este, a principios de febrero pasado, la niña pidió en reiteradas oportunidades, inclusive a través de la cámara Gesell, que se le permita abortar. Pero la autorización para la realización de la ILE se demoró y el embarazo se extendió hasta la semana 25 de gestación. Cuando llegó la orden para que se haga la intervención, los médicos y enfermeros del Hospital del Este se declararon objetores de conciencia. Por eso, tuvieron que ser convocados para realizarla el cirujano José Gigena y su esposa, la ginecóloga Cecilia Ousset, quienes trabajan en otros centros sanitarios. Tras revisar a la niña, los profesionales aconsejaron que sea sometida a una microcesárea, debido a que su cuerpo no estaba lo suficientemente desarrollado como para soportar otro tipo de intervención y a que sufría preclampsia (presión alta, con alto riesgo para la paciente).

Luego de la cesárea, la beba quedó internada en grave estado, entubada y en incubadora, hasta que ayer, a las 15.30, murió tras sufrir un colapso respiratorio. En cuanto a la niña, según informaron las autoridades sanitarias, evoluciona favorablemente, aunque continúa internada, con un tratamiento ambulatorio.

La ministra de Salud de Tucumán, Rossana Chahla sostuvo que desde el gobierno provincial respetaron los derechos de la niña desde un principio y afirmó que fue la fiscal Adriana Giannoni quien ordenó que no se interrumpa la gestación. Sin embargo, desde el Ministerio Público Fiscal desmintieron a la funcionaria y señalaron que nunca existió tal orden por parte de la encargada de investigar el caso.

Por estos hechos, la diputada nacional María Teresita Villavicencio (UCR) presentó la semana pasada una denuncia penal contra Giannoni por considerarla presunta responsable de los delitos de coacción y abuso de autoridad. "Está a la luz y es palpable el delito que cometió la fiscal. La niña fue violada en reiteradas oportunidades por el Estado. Lo que uno espera de una fiscal es que nos garanticen derechos, pero puso por encima sus principios antes que la ley", indicó a la prensa.

Organizaciones feministas y de derechos humanos, junto a representantes del Frente Patria Grande, denunciaron penalmente a las autoridades del gobierno por considerar que obstaculizaron la realización de un aborto legal. La demanda, por supuesto abuso de autoridad, apunta contra el gobernador Juan Manzur; Chahla; el secretario del Sistema Provincial de Salud, Gustavo Vigliocco; y la directora del hospital, Elizabeth Ávila. Los denunciantes también pidieron que se investiguen las actuaciones de Giannoni y del titular del Ministerio Público de la Defensa, Washington Navarro Dávila.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.