Pérez Volpin: "(El endoscopio) no funciona", la frase que podría cambiar el fallo

Fuente: LA NACION
María Ayzaguer
(0)
1 de agosto de 2019  • 16:43

Ni el día más tranquilo del cronograma del juicio oral por la muerte de Débora Pérez Volpin resultó calmo. Hoy estaba previsto que declarara solamente la médica legista María Cristina Lavolpe, que participó de la junta médica que se realizó después de la autopsia a pedido del endoscopista Diego Bialolenkier. Era el único testimonio previsto para la jornada. Pero Nélida Puente, la anestesióloga, quiso ampliar su declaración indagatoria y desató polémica.

"Yo no conté un detalle en mi declaración, cuando escuché la alarma del monitor le levanté el brazo a la paciente, vi el abdomen duro y Diego miró y lo vio. Yo pensé que ese aire estaba en el tubo digestivo por eso le dije que salga", relató ante el juez. "Le digo ¡Aspirá!, ¡Aspirá! para que saque el aire, y me dijo esto no funciona".

En su declaración del lunes, Bialolenkier negó que hubiera cualquier tipo de problema con el endoscopio. Puente planteó hoy que no funcionaba el aspirador de aire del endoscopio.

En esta oportunidad, Puente dijo que quiso ampliar su declaración porque estaba "indignada" por las declaraciones de su colega. "Yo pensé que iba a decir la verdad, si lo juró por sus hijos", dijo. Luego no aceptó preguntas de las partes. Bialolenkier no está obligado a responder ni realizar ninguna declaración posterior.

El centro del conflicto entre los dos médicos es cuándo se produjo la hinchazón de la paciente, porque indicaría en qué momento -y por quién- fue perforada en el esófago: si se produjo durante el procedimiento endoscópico o en medio de las maniobras de la reanimación.

Puente sostiene que la hinchazón era evidente al momento de suspender la endoscopia. Bialolenkier, por su parte, que esto no fue así. Y la testigo clave no lo recordó del todo en un principio, y luego dijo que creía que había sido durante la reanimación.

Mañana puede haber sentencia

Se espera que la de mañana sea otra jornada maratónica, como todas las del juicio por la muerte de Débora Pérez Volpin desde que comenzó el debate público el lunes 19.

A las 8.30 comenzarán los alegatos de cada una de las partes y los pedidos de pena para los acusados, Diego Bialolenkier y Nélida Inés Puente, procesados por el homicidio culposo de la periodista y legisladora, que podrán decir sus últimas palabras en el marco de la causa. Y luego se espera el veredicto, que podrá darse hacia la tarde.

El endoscopista y la anestesióloga enfrentan una condena de uno a cinco años de prisión, según prevé el artículo 84 del Código Penal y podrían ser inhabilitados para ejercer la medicina por hasta diez años. La querella no adelantó hasta ahora qué pena pedirá para los médicos, pero se espera que esté cercana a la máxima. Cabe destacar que, de ser mayor a los tres años, podría tener cumplimiento de cárcel.

Por su parte, la defensa de Puente pedirá la absolución para la anestesióloga. "Consideramos que Nélida estuvo bien en su proceder y en ningún momento tuvo descuido de la paciente, tanto en su actividad anestésica como en la reanimación. Esto no es un decir desprovisto de prueba si no lo que ya establecieron los médicos forenses", consideró Eduardo Gerome, su abogado.

Lo mismo hará la defensa de Diego Bialolenkier. Para su abogado, Roberto Isaac Churba, está acreditado que él no perforó a la paciente, y en consecuencia, no causó la muerte. Por lo que no le corresponde ningún tipo de pena

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.