¿Qué es una crisis de ansiedad y cómo controlarla?

Un 16 por ciento de los argentinos sufrirá un ataque de ansiedad en algún momento de su vida
Un 16 por ciento de los argentinos sufrirá un ataque de ansiedad en algún momento de su vida Crédito: Nik Shuliahin / Unsplash
Daniela Chueke Perles
(0)
21 de febrero de 2019  • 16:21

La ansiedad es trastorno mental más frecuente en nuestro país: un 16% de los argentinos va a padecerlo en algún momento de su vida.

Estos datos son similares a los de otros países. Lo importante es saber reconocerlos y buscar ayuda.

Acerca de las dudas más comunes respecto de la ansiedad, un problema de salud del que tanto se habla pero todavía es mucho lo que se desconoce, responde el doctor Marcelo Cetkovich, Médico Psiquiatra (MN 65636), Director Médico de INECO, autor del libro "El estigma de la enfermedad mental y la psiquiatría".

¿Qué es una crisis de ansiedad?

La ansiedad es una respuesta fisiológica que ha desarrollado la naturaleza, que nos permite prepararnos para reaccionar en forma rápida en situaciones de incertidumbre y peligro, como cuando vamos a dar un examen o entrar a un lugar oscuro o desconocido. Nuestro nivel de alerta aumenta de forma de estar más atentos ante detalles pequeños; al mismo tiempo se activa el sistema nervioso autónomo: se dilatan las pupilas para ver mejor, aumenta la frecuencia cardíaca y la intensidad de los latidos, así como la frecuencia respiratoria. El objetivo es luchar o salir corriendo si surge una amenaza real.

¿Es lo mismo que el ataque de pánico?

Las crisis de ansiedad, también denominadas crisis o ataques de pánico no son más que la aparición de éstos signos de alarma, sin que exista una situación que lo justifique: en forma súbita la persona experimenta una sensación de alarma o miedo; surge el temor a tener un ataque, desvanecerse o perder el control. Todo esto va acompañado de taquicardia, palpitaciones, sensación de ahogo o falta de aire, mareos, zumbidos en los oídos, puede haber malestar digestivo, entre otros. La crisis comienza en forma súbita y alcanza su pico en diez minutos o menos. Se resuelve sola y, luego de la misma, la persona queda en un estado de agotamiento mezclado con temor a que la crisis vuelva a repetirse. Las crisis de ansiedad también pueden ocurrir cuando enfrentamos situaciones sorpresivas como una mala noticia, lo que llamamos un "disgusto".

¿Cómo una persona reconoce que está sufriendo una crisis de ansiedad?

Los síntomas son bastante característicos y, sobre todo en las primeras crisis que suelen tomar a la persona desprevenida -porque no es raro que ocurran en un contexto placentero y relajado-, la sensación es muy desagradable. No es raro que las personas terminen en una guardia médica pidiendo ayuda y, luego de ser examinados, se confirma que ningún evento médico significativo ha ocurrido. Cuando esto ha ocurrido más de una vez, es altamente probable que esa persona halla desarrollado un trastorno de pánico, caracterizado por la repetición de las crisis.

¿Qué puede hacer en el momento de sufrir una crisis de ansiedad?

Es muy difícil decirle a una persona que está teniendo una crisis de ansiedad algo tan simple como "quédate tranquilo", pero es importante asegurarle que nada grave está ocurriendo. La persona está invadida por sensaciones que son las que motivan el temor. Darle seguridad y evitar apabullarla con palabras o consejos. Es necesario señalar que muchos de los síntomas son secundarios a que las personas que padecen la crisis tienden a hiperventilar -acelerar y profundizar el ritmo respiratorio- lo que agrava la situación porque se produce un estado que se llama "alcalosis respiratoria" que produce mareos y hormigueos, cerrando el círculo de malestar. Ayudar a la persona a que restablezca un ritmo tranquilo de respiración es una buena idea.

¿Qué conviene hacer pasado el episodio crítico?

Lo ideal, una vez pasado el episodio crítico, es darle tiempo a la persona a que se recupere, no hacer interpretaciones sobre las causas y buscar ayuda especializada.

¿Por qué asusta hablar de ansiedad?

La ansiedad asusta porque, de alguna manera, es la "enfermedad del miedo". Los dispositivos psicobiológicos que se ponen en juego en una crisis de ansiedad.

¿Cuál es la diferencia entre un episodio crítico y la enfermedad en sí misma?

La ansiedad tiene distintas presentaciones: lo que hasta aquí describimos es el Trastorno de Pánico, pero existe otra forma que es el Trastorno de Ansiedad Generalizada: Aquí ya no hay crisis, sino que la persona es invadida por una preocupación persistente e irracional sobre alguna cosa; esta tendencia a "rumiar" en forma angustiante sobre los problemas, hace que a veces se confunda con las obsesiones. La preocupación hace que a la persona se le torne difícil pensar en otra cosa. Suele aparecer en oleadas vinculadas a períodos en los cuales aumenta el nivel de estrés.

¿En qué consisten los tratamientos disponibles en la actualidad para tratar la ansiedad?

Afortunadamente los tratamientos de los trastornos de ansiedad han avanzado muchísimo. La psicoterapia cognitiva ha desarrollado protocolos de tratamiento de enorme eficacia, que permiten controlar las crisis de pánico en pocas semanas. La ansiedad generalizada puede llevar un poco más de tiempo. Se trabajan los sesgos cognitivos o creencias distorsionadas que están detrás de la ansiedad y, por otro lado, se ayuda a la persona a que aprenda a no alarmarse ante señales corporales que suelen alarmarla. Sin lugar a dudas una vida ordenada, la actividad física y evitar los tóxicos, son fundamentales. Los medicamentos son de extraordinaria ayuda y pueden ser decisivos en casos más comprometidos; pero deben ser siempre manejados por un especialista. No olvidemos que en nuestro medio el abuso de ansiolíticos sin supervisión médica es un problema preocupante.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.