Qué sintieron los estudiantes de ORT tras la discriminación a los egresados

Crédito: Google Street View
Alumnos de primero a sexto año criticaron la actitud de los jóvenes del colegio alemán; sin embargo, explicaron que nunca tienen situaciones así; miedo, bronca y preocupación, en los debates dentro de las aulas
Florencia Barragán
(0)
25 de agosto de 2016  • 15:15

Como cada jueves por la mañana, los alumnos de primer año de la escuela ORT tuvieron la clase de lengua. Estaban leyendo el libro Maus, que a través de comics, cuenta la historia de un judío polaco que sobrevivío al Holocausto. En ese momento, uno de los chicos interrumpió la clase y preguntó qué había pasado con los estudiantes del último año en un boliche de Bariloche. La profesora decidió dejar la materia de lado, para aprovechar la noticia ocurrida y visibilizar los actos de discriminación y antisemitismo.

Desde primero a sexto año, los estudiantes criticaron la actitud de los jóvenes del colegio alemán. Al mismo tiempo, dijeron que no tienen situaciones de discriminación en su vida cotidiana, "salvo algunos chistes en los que se ríen de los judíos". Desde los más chicos a los más grandes, compartieron reflexiones entre amigos o con sus maestros, sin ninguna propuesta formal por parte de la escuela. En las aulas, hubo clima de bronca, preocupación y hasta miedo.

En diálogo con LANACION, chicas de 13 y 14 años contaron que todos los chicos del curso se mostraron interesados cuando la profesora decidió hablar del tema en la clase de lengua.

Sofia, de 13 años, opinó: “En el aula no somos todos judíos, al contrario, la mayoría son de otras religiones. Y sin embargo, esto nos molestó a todos”. Además, contó que al intercambio de opiniones se sumó que la profesora les mostró el audio en el que el artista José María Muscari habría llamado “enano, gordo y judío” a Federico Bal. “Al escuchar esto, llegamos a la conclusión de que tenemos muy interiorizada la palabra ´judío´ como insulto. Cada uno es libre de decidir su propia religión”, reflexionó.

Por otro lado, Florencia, de 14 años, agregó: “Mi mamá me llamó muy preocupada y me empezó a preguntar si alguna vez me había pasado algo así. Le dije que no, porque esto no me pasa ni a mí ni a mis compañeros”.

Desde primero a sexto año, todos coincidieron en que es “la primera vez” que escuchan una agresión de este tipo. Había chicos que llegaban de excursiones y otros que entraban al colegio en traje y corbata porque estaban llevando a cabo un modelo de Naciones Unidas. Más allá de la actividad que habían llevado a cabo ese día, todos estaban al tanto de lo ocurrido en Bariloche y lo habían charlado con sus amigos, profesores o familias. En diálogo con LA NACION, contaron que no se sienten discriminados por su religión en ningún ámbito.

En este sentido, Dolores, de quinto año, hizo una aclaración: “Que no haya agresiones no significa que no hay chistes. Todo el tiempo nos hacen chistes por ser judíos. Creo que es un muy buen momento para terminar con eso también, porque aunque algunos se rían, es una forma de discriminación más sutil”.

En la mañana de hoy, en el aula de quinto, los chicos también quisieron hablar del tema, pero la profesora les pidió seguir con la clase habitual. “Nos dijo que le parecía tan irrespetuoso lo que había pasado que prefería no tocar el tema”, contó Dolores, de 17 años.

En este contexto, Mauro, de cuarto año del secundario, vestido de traje porque estaba llevando a cabo un modelo de Naciones Unidas, se mostró muy preocupado. “Insultar a alguien por su religión es algo que no me entra en la cabeza. A mí nunca me pasó, pero a partir de esto tengo miedo. Hay gente irrespetuosa y no se sabe cómo puede llegar a reaccionar”, contó.

Las alumnas de 15 años de segundo año decidieron ir más allá del hecho concreto. “Entre amigas planteamos el tema. Nos parece horrible lo que pasó. Pero también queremos decir que agarrarse a los golpes no es la forma de resolver nada. Obvio que fue algo que le salió a los chicos de ORT ante la indignación de ver a alguien con una esvástica. Pero la violencia no es nunca la forma”.

Autoridades de la escuela ORT, ubicada en el barrio porteño de Nuñez, informaron a LA NACION que en principio no se realizarán jornadas especiales para comentar lo ocurrido en Bariloche.

“Decidimos charlar con los profesores para que ellos puedan llevar el tema a las aulas. También, contestamos las preguntas que nos hicieron todos los estudiantes y los papás que se acercaron. Pero creemos que no hace falta armar una jornada especial porque los temas de discriminación y la historia judía son cuestiones que trabajamos constantemente”, explicaron los directivos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.