Récord histórico de divorcios en la ciudad: en un año aumentaron un 41%

Crédito: Shutterstock
Evangelina Himitian
Bianca Pallaro
(0)
18 de diciembre de 2018  • 13:30

Estuvieron casados por siete años. Guadalupe M. y su ex, decidieron poner fin a la relación en marzo último. Llevaban varios meses separados hasta que tomaron la decisión. Fueron juntos, con el mismo abogado a los Tribunales de familia y disolvieron el vínculo legal. Tres meses después, les salió la sentencia de divorcio y ahora están atravesando los otros juicios: por alimentos, bienes y cuidado de los dos hijos que tiene juntos. "Pero, legalmente ya estamos divorciados", cuenta ella. "No hubo peleas, ni gritos ni reclamos. Firmamos y listo. Ahora, ponernos de acuerdo en las demás cosas no es fácil, y en eso estamos", explica.

Divorciarse después de la reforma del Código Civil es más rápido. Eso explica por qué en la ciudad, en un año aumentaron un 41% los divorcios. Llegar a la instancia de cambio en el estado civil demanda menos litigiosidad y menos trámites: en consecuencia, menos tiempo.

Como contrapartida, divorciarse es más caro: en lugar de enfrentar un solo juicio, hay que atravesar cuatro procesos legales para resolver todas las cuestiones colaterales que desata una separación, como repartir los bienes, organizar el cuidado de los hijos, reclamar compensaciones y ponerse de acuerdo sobre el pago de alimentos.

Durante el debate por la reforma del Código Civil, uno de los argumentos a favor y en contra apuntaba que divorciarse iba a ser mucho más sencillo. Al menos, más veloz. Divorcio exprés, lo llamaron algunos, aunque el código no utiliza ese término. El gran cambio llegó a mediados de 2015, cuando las nuevas reglas entraron en vigencia. Se había terminado la infidelidad como causal de divorcio y la fidelidad como deber conyugal. No existía más el divorcio controvertido: no había que ponerse de acuerdo para dar por terminado el matrimonio. Alcanza con que una de las dos partes diga delante de un juez que ya no quiere seguir casado o casada con la otra persona.

Las estadísticas del Registro Civil porteño ya registran el aumento en los divorcios. En 2017, que es el último balance disponible hasta el momento, hubo 41% más de divorcios que el año anterior: 8217 parejas se disolvieron. En 2016, habían sido 5815.

Es más, el pico histórico de los divorcios se registró, obviamente durante los años posteriores a la sanción de la ley, en 1987. Al año siguiente, en la ciudad se produjeron 18.000 divorcios. Pasado el furor inicial, a partir de 1990, el número se estableció en unos 8000 casos al año. Entonces, una pareja se divorciaba por cada tres que se casaban. Ese año, los matrimonios fueron 21.966.

En 2005, las separaciones legales fueron 7045, pero, producto de la baja en los matrimonios (14.713), hubo un promedio de un divorcio cada dos casamientos.

En 2017, como consecuencia del nuevo régimen, se registró el mayor pico de divorcios en la ciudad, después de 1988. Como los casamientos siguieron bajando, estamos muy cerca de decir que en la ciudad se divorcia una pareja por cada otra que se casa: los últimos números apuntan a que hubo 8217 divorcios contra unos 10.511 matrimonios.

"Estos números nos hablan de que la reforma del Código Civil vino a pasar en limpio una situación que ya estaba instalada en las familias. Y puso los trámites al nivel de la demanda. Antes, la demanda de divorcio se inscribía en el Registro, cuando había terminado el juicio. Ahora, se registra cuando legalmente se disuelve el vínculo, aunque todavía siga en curso el juicio por alimentos, bienes e hijos", apunta Mariano Cordeiro, director del Registro Civil porteño, que depende del Ministerio de Gobierno de la Ciudad.

Los números del informe sobre la evolución de los divorcios apuntan que desde 1990 a la actualidad, los matrimonios se redujeron el 52%.

Edad de divorcio

¿Quiénes son los que se divorcian? Un dato que resulta llamativo es que el 40% de los divorcios que se tramitaron en 2017, correspondieron a parejas que llevaban más de 20 años juntos. Este, no sólo fue el grupo mayor de divorcios sino que también fue el que más creció con respecto al año anterior. Un 30% son parejas que llevaban entre 10 y 20 años juntos. Los que se divorcian luego de cinco a diez años de casados, son el 17%. Y los que terminan la relación antes de llegar a los cinco años, el 13%.

La variación porcentual entre 2016 y 2017 muestra un incremento en todos los grupos de duración del matrimonio que se disuelve, pero el incremento de los divorcios de 20 años y más de duración supera ampliamente el promedio (con una variación porcentual del 68,6%), en consonancia con el incremento de los grupos de edad de 50 años de edad y más. Es el único grupo que aumenta su peso porcentual entre años. Esto podría estar asociado a la entrada en vigencia del nuevo Código Civil y a la eliminación de la figura del divorcio contradictorio, que puede haber dado lugar a que se efectivicen muchos divorcios que se encontraban en litigio. De todos modos, plantea el interrogante sobre cuántos divorcios contradictorios se efectivizaron en el año", apunta el informe del Registro Civil.

La edad promedio al momento del divorcio es para los hombres de 48 años y de 46 para las mujeres. En el caso de las parejas que se divorcian antes de llegar a los cinco años de matrimonio, la diferencia de edad es en promedio de tres años. Las parejas que duran más tiempo juntas se llevan en promedio, dos años. Y en la mayoría de los casos, en las parejas heterosexuales, el hombre es mayor que la mujer.

La mayoría de las personas que se divorciaron durante el último año estaban en sus primeras nupcias: casi el 10% de los hombres que se separaron ya habían tenido un divorcio anterior, contra el 7% de las mujeres.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.