Restituyen los restos de 4 caciques mapuches-tehuelches

La ceremonia ocurrió el lunes a la mañana y convocó a más de 300 indígenas; la acción hace parte de una política de reparación histórica a estas comunidades
En las afueras del museo, sobre una bandera del pueblo mapuche pusieron los cuatro cajones
En las afueras del museo, sobre una bandera del pueblo mapuche pusieron los cuatro cajones Crédito: Prensa Museo de Ciencias Naturales de La Plata
La ceremonia ocurrió el lunes a la mañana y convocó a más de 300 indígenas; la acción hace parte de una política de reparación histórica a estas comunidades
Rosario Marina
(0)
12 de octubre de 2016  • 02:03

LA PLATA.- Hace más de cien años que los restos de cuatro hombres mapuche-tehuelches estaban entre las colecciones del Museo de Ciencias Naturales de esta ciudad. El lunes fueron restituidos a sus comunidades, que los llevaron hacia Trenque Lauquen y Tapalqué. La ceremonia ancestral incluyó música, bailes y ofrendas “para que se vayan tranquilos después de tantos años de sufrimiento”.

La Comunidad Indígena Cacique Pincén Mapuche Tehuelche de Trenque Lauquen recibió, de manos de las autoridades del museo, los restos del lonko Chipitruz y el machi Indio Brujo, dos hombres cuyos restos formaban parte, desde el siglo XIX, de la colección.

Del cacique Gherenal y de Manuel Guerra sólo quedaban los cráneos. Los mismos fueron entregados por Isabel Araujo, representante legal de la comunidad y sobrina del lonko Lorenzo Pincén al Parlamento Mapuche Tehuelche de la provincia de Buenos Aires, según informó a Télam el antropólogo Fernando Miguel Pepe, quien se encuentra coordinando el Programa Nacional de Identificación y Restitución de Restos Humanos Indígenas del INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas).

Estuvieron presentes el Presidente de la Universidad Nacional de La Plata, Raúl Perdono, la vicedecana de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo, Clara Paleo, y la directora del Museo de La Plata, Silvia Ametrano. Esta ceremonia de restitución llega luego del reclamo originado el 19 de abril por las comunidades.

Una ceremonia de bailes y ofrendas

María Guentemil, una mujer mapuche que vive en Gonnet, contó a LA NACION que fue una ceremonia “muy emocionante”. En las afueras del museo, sobre una bandera del pueblo mapuche pusieron los cuatro cajones. “Le cantamos, le tocamos nuestros instrumentos para que se vayan tranquilos, tuvieron muchos años de sufrimiento al estar encerrados. Cantábamos para que los espíritus de ellos salieran”, explicó Guentemil. Después del baile le hicieron distintas ofrendas. Alrededor, la gente que paseaba por el bosque en el feriado, aplaudía.

La ceremonia ocurrió el lunes a la mañana y convocó a más de 300 indígenas. Entre ellos estaba la tatarasobrina nieta de uno de los caciques restituidos.

El 23 de octubre serán enterrados en Tapalqué los restos de Gherenal y Manuel Guerra. Chipitruz e Indio Brujo ya descansan desde la noche del lunes en Trenque Lauquen.

Historia de los cuerpos mapuches

La devolución de restos humanos conservados en el Museo de La Plata forma parte de una política de reparación histórica a las comunidades indígenas
La devolución de restos humanos conservados en el Museo de La Plata forma parte de una política de reparación histórica a las comunidades indígenas Crédito: Prensa Museo de Ciencias Naturales de La Plata

Los restos de estos cuatro mapuche-tehuelches llegaron al museo a fines del siglo XIX como parte de la colección de 300 cráneos donados a quien fuera su director, Francisco P. Moreno. El coleccionista y escritor Estanislao Zeballos fue la persona que los donó, y los obtuvo entre 1870 y 1880 a través de la exhumación –saqueo- de sus tumbas.

El Buta Longko Lorenzo Cejas Pincén de la comunidad de Trenque Lauquen fue el autor del primer reclamo de este tipo en 1989.

“Este acto tiene el propósito de expresar de parte de la Institución y de las Comunidades indígenas lo que sentimos en este momento y destacar la figura del Lonko Lorenzo Cejas Pincén, con quien hemos logrado diálogo y consenso durante todo el tiempo que estuvimos en contacto”, dijo la directora del museo, Silvia Ametrano.

"Un acto de dignidad absoluta"

El secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Santiago Cantón, indicó que la restitución “es un acto de dignidad absoluta para esos restos que tanto tiempo han permanecido en el Museo”. Y agregó: “Tenemos que forzar por parte del Estado la continuidad de estos actos, que significan un pequeño paso adelante que devuelven la dignidad a los pueblos originarios”.

La representante de la Comunidad Indígena Cacique Pincén Mapuche Tehuelche de Trenque Lauquen, María Isabel Araujo, dijo que se trata de un momento de características “históricas para nuestro pueblo” tras tantos años de lucha que inició el Lonko Pincén.

Según la información del museo, esta “devolución de restos humanos conservados en el Museo de La Plata forma parte de una política de reparación histórica apoyadas por la Facultad de Ciencias Naturales y Museo y la Universidad Nacional de La Plata, que constituye una reivindicación de los derechos de los pueblos originarios, cuyas restituciones se encuentran amparadas por la Ley 25.517 sancionada en el año 2001 y reglamentada en 2010”.

Esta es la segunda restitución que se realiza en el año, y la sexta de una serie de procesos similares que comenzaron veinte años atrás. Entre los restituidos están los restos de Inacayal y su mujer, Margarita Foyel, Damiana Kryygi, Panguitruz Güor, Sekriot y tres individuos Selk’nam, que volvieron a sus tierras originarias.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.