Roma, la perrita que ayudó a su dueña a superar la depresión