Se fugó el excuñado del juez Reynoso y peligra el juicio por pago de sobornos

El abogado Eladio Gaona desapareció desde diciembre pasado. El fiscal había pedido 18 años de prisión. Está acusado de negociar las coimas con los narcos que beneficiaba el ex magistrado de Orán
El abogado Eladio Gaona desapareció desde diciembre pasado. El fiscal había pedido 18 años de prisión. Está acusado de negociar las coimas con los narcos que beneficiaba el ex magistrado de Orán Fuente: LA NACION
Germán de los Santos
(0)
6 de febrero de 2019  • 12:58

La etapa final del juicio en Salta contra el exjuez federal de Orán Raúl Reynoso, acusado como jefe de una asociación ilícita que dictaba fallos a favor de los narcos a cambio de dinero, podría naufragar, luego de que uno de los principales imputados de la causa, el abogado Eladio Gaona, excuñado del exmagistrado, se fugara. La justicia federal pidió ahora su captura nacional e internacional.

Gaona, alias Yeyo, debía a través de su defensa exponer su estrategia final en el juicio que lleva más de 18 meses. Había sido excarcelado, como los otros seis imputados que están siendo juzgados, a excepción de Reynoso al que el tribunal oral rechazó su pedido de detención domiciliaria y continúa alojado en la cárcel de Güemes.

Como se venía la etapa final del juicio, y tras el pedido de 25 años de prisión contra Reynoso, los fiscales Carlos Amad y Francisco Snopek habían insistido que los seis imputados que estaban en libertad fueran encarcelados porque había peligro de fuga, ante la expectativa de una pena elevada. Gaona cargaba sobre sus espaldas un pedido de 18 años de prisión.

En el inicio del juicio, los fiscales y la Procuración de Narcocriminalidad (Procunar) requirieron al tribunal oral integrado por Federico Díaz, Gabriel Eduardo Casas y Carlos Enrique Ignacio Jiménez Montilla, que todos los imputados debían estar presos. Amad citó como antecedente en ese momento la fuga del narco Miguel Ángel Farfán, quien desapareció en 2016 durante un juicio en el que estaba imputado otro exjuez José Solá Torino. Actualmente Farfán sigue prófugo, con pedido de captura de Interpol.

"Es una vergüenza lo que ocurrió", admitió sin vueltas el fiscal en diálogo con LA NACION, y advirtió que se pidió la captura de Gaona. Lo que se teme es que el resto de los imputados "embarre la cancha" y el juicio se tenga que suspender, algo que desde un principio intentaron y lograron en parte los acusados al cuestionar la integración del tribunal.

Más de un mes deaparecido

Miguel Ángel Fernández, el abogado de Gaona, afirmó -según publicó Nuevo Diario de Salta- que el jueves pasado se enteró que su defendido había desaparecido desde el 30 de diciembre pasado.

"El hijo de Gaona, me comunicó ese hecho, el jueves, aclarando que su padre se había ido a Córdoba a pasar año nuevo, pero abandonó la camioneta y nunca más se supo de él", dijo Fernández.

"En caso de no ser hallado, el juicio que lleva un año y 5 meses de debate oral deberá reeditarse en relación a Gaona, a quien la Fiscalía en su alegato había solicitado que fuera condenado a la pena de 18 años de prisión, y el pago de una multa de 4.500.000 millones de pesos e inhabilitación perpetua para ser abogado", señalaron a este diario fuentes de la causa.

En el juicio y en la extensa investigación se sumaron evidencias de que el ex cuñado de Reynoso era uno de los recaudadores, un rol protagónico, en el entramado que dirigía el juez y del que participaba un grupo de abogados de Salta y dos empleados judiciales. Gaona era el nexo con sus colegas que pagaban al juez para que dictara excarcelaciones y resoluciones a favor de los narcos a cambio de dinero.

En el expediente que instruyó el juez federal Julio Bavio señala en la elevación a juicio que "Reynoso ordenaba cómo proceder, distribuía las funciones a los miembros de la organización criminal y suscribía las resoluciones judiciales ilícitas, a cambio de dádivas y/o dinero. Así, los letrados María Elena Esper, Ramón Valor, Gaona y René Gómez, gestionaban e intermediaban en el dictado de las resoluciones y el cobro de los sobornos, utilizando como excusa el ejercicio de su actividad profesional".

Gaona está imputado de dos hechos en este juicio. Uno es el cambio de postura que tomó el juez Reynoso al cambiar el procesamiento de Marcelino Valdez Cari, detenido con 61 kilos de cocaína el 2 de octubre de 2014, y luego liberado el 19 de marzo de 2015, beneficiado con una falta de mérito por el juez. El narco pagó una suma de dinero y como parte del soborno entregó una camioneta Volkswagen Amarok, dominio KPT-078. El que participó de esa maniobra, según el expediente, fue Gaona.

El excuñado de Reynoso también intervino en la liberación de otros presos, acusados de narcotráfico y lavado de dinero, como el caso de Iván Cabezas, dueño de una cadena de carnicerías y querellante en el juicio. La pareja de Cabezas pagó 100.000 pesos –como anticipo de los 600.000 pesos que le pedían- a cambio de que el empresario saliera en libertad el 10 de julio de 2015. En esa operación espuria participaron como negociadores, de acuerdo al expediente, la abogada Esper y Gaona.

No es la primera vez que en Salta se fuga un imputado que está siendo juzgado. Ocurrió algo similar a lo de Gaona con Miguel Ángel Farfán, otro de los narcotraficantes beneficiados por la justicia federal de Salta. Farfán está acusado de ser uno de los narcos más importantes del norte argentino. Traficaba cocaína en aviones que ingresaban ilegalmente desde Bolivia y está acusado de pagar una coima al exjuez federal de Salta, José Solá Torino, quien fue condenado a seis años de prisión.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.