Surgen alternativas ante la falta de tampones en la Argentina

Las trabas de las importaciones, que tornan casi imposible encontrar tampones en el mercado, revitalizaron a una empresa nacional que ofrece la "copa menstrual"; es de silicona reutilizable cada mes; conocé cómo funciona
(0)
10 de enero de 2015  • 06:38

Por estos días de verano y consecuencia de las trabas a las importaciones, conseguir una caja de tampones, puede llevar un día de recorrer negocios. Ante esta falta, se revitaliza una opción para paliar la escasez: una empresa nacional ofrece una solución saludable y ecológica con su "copa menstrual".

Inventada en 1937, la copa menstrual ya pisa fuerte en el mundo. Avalada por la comunidad científica, es la opción definida como higiénica, segura y práctica. En 2013, la empresa argentina Maggacup comenzó a fabricar este producto en el país y contabiliza más de 6 mil usuarias.

Luciana Comes, socia fundadora de esta compañía, informó: "Las mujeres que cambiaron a la copa comprobaron que su uso es más práctico, higiénico y saludable que las opciones tradicionales. Nuestro emprendimiento surgió luego de ser usuarias de copas importadas, con la motivación de acercar un producto nacional, con respaldo científico y todas las certificaciones que se necesitan en nuestro país". Este es la primera copa menstrual fabricada en el país.

"Una vez que se superan los entendibles reparos que puede tener alguien acostumbrado a los productos tradicionales, los testimonios que recibimos de las usuarias son de mucho agradecimiento. Ellas nos cuentan su experiencia para transmitirla a otras mujeres y que se animen a probarla", agregó Clarisa Perullini, otra de las socias fundadoras.

Características

La copa está confeccionada en suave silicona atóxica y es 100% hipoalergénica, inhibe el crecimiento de bacterias, respeta la higiene femenina y evita la alteración del PH. Debido a estas características puede utilizarse hasta 12 horas continuas. "Me parece fantástico que la fabriquemos acá, porque la pone al alcance de muchas más mujeres y es una facilidad en relación con el período: una alternativa muy cómoda, higiénica y ecológica. Yo misma como ginecóloga estuve siguiendo el proceso de elaboración de Maggacup y realmente han hecho un trabajo muy serio", explicó la médica Ana Coll, que apoya el proyecto desde sus inicios e integra el staff de Maggacup. La copa cuenta con registros en el ANMAT, ensayos dérmicos en INTI y la Facultad de Bioquímica y Farmacia de la UBA que avalan su calidad.

Si bien hay registros de utilización de copas desde 1867, la primera patente fue presentada en 1937 en Estados Unidos por Leona Chalmers. Hoy, con la evolución y la seguridad que aportan los nuevos materiales, las copas se comercializan con éxito en todo el mundo, principalmente en Europa. De las 30 marcas que se comercializan en el mundo, sólo una es argentina.

Ventajas de la copa

  • Está realizada en suave silicona atóxica y 100% hipoalergénica.
  • El material con el que está fabricada inhibe el crecimiento de bacterias.
  • No se siente ni se ve.
  • También se puede dormir con ella durante la noche.
  • Se puede nadar con ella. Permite hacer cualquier actividad física.
  • Necesita vaciarse con menos frecuencia que cambiarse un tampón y/o una toallita.
  • Puede utilizarse durante/ hasta 12 horas continuas.
  • Ocupa poco espacio y es liviana.
  • Es económica: 5 años de vida útil de producto.
  • Es la opción más ecológica por ser reutilizable. Evita generar basura y la tala de árboles.

Modo de uso

  • Se hierve 3 minutos.
  • Se pliega y se introduce en la vagina.
  • Su ubicación correcta es en la parte baja del conducto vaginal, porque recoge el sangrado.
  • Sola se abre y se sella al vacío.
  • Al cabo de 8, 10 o 12 horas (si es una menstruación normal) se extrae y presionando la base de la copa se rompe el vacío por unos agujeros que tiene el dispositivo, se enjuaga con agua potable y se vuelve a introducir. Una vez finalizado el ciclo se hierve 3 minutos y se guarda hasta el próximo mes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.