Tan vieja como el pan

(0)
19 de junio de 1999  

Hace 77 años, Salvador Pontecorvo ingresó en la historia argentina sin proponérselo. Quería sólo agregar unos pesos extra a sus ingresos como motorman de tranvía y decidió elaborar una masa con ricota y muzzarella que vendía entre sus paisanos napolitanos afincados en La Boca. El éxito de ese emprendimiento fue tan arrollador que otros compatriotas suyos, como Antonino Mastellone, José Pontecorvo y Salvador De Maio lo imitaron y empezaron a instalar pequeños locales para vender el novedoso plato. Los porteños lo asimilaron en su dieta casi de inmediato. Ypara los años treinta la ciudad comenzó a poblarse de grandes locales céntricos especializados en pizza. Siempre acompañada por cerveza o por un buen vaso de moscato. Después, apareció la fainá.

Primero fueron los locales de parado. Luego, y con la incorporación de la colectividad española a la actividad, se popularizaron las pizzerías como una variante del restaurante. Y también llegaría al fútbol. La pizza de cancha -sin queso- se transformó un clásico de los domingos.

Algunos historiadores sitúan el origen de la pizza en el período neolítico, ya que desciende del pan que los hombres de aquella época hacían. Para ser más concretos, lo que hoy conocemos como pizza nació en Nápoles a mediados del siglo XIX, pese a que hay quienes sostienen que es creación de los árabes. Era una comida de pobres, que agregaban queso y tomate a una masa chata que hacía las veces de plato.

El vocablo pizza proviene de la palabra focaccia , que viene de un arcaico término latino usado para decir fogón, es decir, donde se cocía el pan.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.