Opinión. Un irracional uso de fármacos y una muerte con varios culpables