Con aplicaciones como Outlook, Microsoft busca crecer entre el mundo del iPhone y los dispositivos Android

En el último año, la compañía de Redmond se animó a incursionar en plataformas rivales con versiones para celulares de sus servicios más utilizados gracias a adquisiciones de servicios móviles como Acompli y Sunrise
Microsoft adquirió la aplicación Acompli y la renombró como Outlook, un cliente de correo electrónico para usuarios de dispositivos con iOS y Android
Microsoft adquirió la aplicación Acompli y la renombró como Outlook, un cliente de correo electrónico para usuarios de dispositivos con iOS y Android
En el último año, la compañía de Redmond se animó a incursionar en plataformas rivales con versiones para celulares de sus servicios más utilizados gracias a adquisiciones de servicios móviles como Acompli y Sunrise
Nick Wingfield (NYT)
(0)
10 de mayo de 2015  • 00:54

Microsoft de pronto es una presencia importante en mi teléfono.

Sí, leyó bien. La misma Microsoft que pasó casi cinco años tratando de ofrecer una alternativa creíble al iPhone y a los dispositivos móviles que ejecutan el sistema operativo Android de Google. La misma Microsoft que pagó más de 7000 millones de dólares para adquirir Nokia, solo para ver que su negocio móvil se hundía aún más. La compañía ahora se aferra precariamente a un 3 por ciento de las ventas de nuevos teléfonos inteligentes.

Pero que nadie se equivoque: Microsoft sigue queriendo que su sistema operativo móvil, Windows, sea el software de los teléfonos inteligentes. Pero los desarrolladores de aplicaciones móviles siguen dedicados a crear aplicaciones para Apple o Android, haciendo que los teléfonos Windows sean difíciles de vender.

Microsoft finalmente captó esa realidad y puso en marcha una nueva estrategia. Cuando Satya Nadella, director general de Microsoft, tomó el puesto más alto de la empresa, hará cosa de un año, dio a entender que iban a cambiar las prioridades de la compañía. Microsoft, aseguró, estaba en un mundo donde "primero es lo móvil, primero es la nube".

Desde entonces, la compañía ha llevado más aplicaciones y servicios a los dispositivos Apple y Android, que son los que realmente se usan, en lugar de a los que Microsoft quisiera que se usaran, los que ejecutan Windows.

Lo que es aún más sorprendente es que parece que Microsoft le ha puesto ganas en este plan.

Desde hace varios meses Microsoft ha estado ocupando cada vez más espacio en la pantalla inicial de mi iPhone. He instalado versiones móviles de sus aplicaciones Office, así como OneDrive, la respuesta de la compañía a Dropbox, Google Drive y otros servicios de almacenamiento en la nube.

En las últimas semanas también he dependido mucho de la más reciente creación móvil de Microsoft: Outlook para iPhone. (También está disponible para Android; las dos versiones son gratuitas para uso personal.) Outlook es una aplicación de correo y calendario que tiene cierta semejanza con la versión del programa para PC, aunque básicamente solo de nombre. En lugar de tratar de atiborrar la aplicación móvil con todas las características de la versión para PC, Outlook está debidamente adaptada a la forma de usar el correo electrónico en los teléfonos inteligentes.

Este Outlook no es exactamente creación de Microsoft. La aplicación es básicamente una adaptación de Acompli, creada por una empresa que Microsoft adquirió en diciembre por 200 millones de dólares. Pero no tiene nada de malo utilizar adquisiciones para inyectarle a una compañía talento y tecnología. Facebook, Google y Amazon emplean estrategias similares.

La gente acaba viendo su cliente de correo muchas, muchas veces al día, pero la duración promedio de cada sesión es de 24 segundos. ¿Cómo hacer que esos 24 segundos sean lo más productivos posible?, explica Javier Soltero, gerente general de Outlook en Microsoft y ex director general de Acompli sobre el foco que tiene la compañía en el mundo móvil

El hecho de que Microsoft haya sacado Outlook a fines de enero, cuando todavía no se secaba la tinta del acuerdo con Acompli, es una clara indicación de que la compañía siente que necesita actuar rápidamente para entrar en el mercado móvil. Recientemente Microsoft compró Sunrise, una popular aplicación de calendario, lo que da a entender que no tiene planes de dejar de establecer acuerdos.

Antes de presentar su nueva aplicación, Microsoft ofrecía OWA para iPhone y Android. Ese nombre son las iniciales de Acceso Web de Outlook y, como lo indica su nombre, la aplicación era esencialmente un atajo a una página Web y carecía del desempeño y riqueza de una aplicación móvil nativa.

El nuevo Outlook es todo lo que su predecesor no era: rápido y, para quienes usan mucho el correo electrónico en el móvil, una auténtica mejora de la aplicación estándar de Apple que viene en cada iPhone.

"La gente acaba viendo su cliente de correo muchas, muchas veces al día, pero lo hace en rachas cortas", explica Javier Soltero, gerente general de Outlook en Microsoft y ex director general de Acompli. "Para nosotros, la duración promedio de cada sesión es de 24 segundos. ¿Cómo hacer que esos 24 segundos sean lo más productivos posible?"

La respuesta de Outlook fue usar algoritmos para dividir automáticamente los mensajes en dos categorías: Prioritarios y Otros. Dicho simplemente, se supone que en Prioritarios veo los mensajes que quiero ver en esos vistazos de 24 segundos, mientras que en Otros están las cosas que pudiera ver después o quizá nunca.

No podría decir que Microsoft es la primera en hacer este ordenamiento. La aplicación Gmail de Google para iPhone, por ejemplo, tiene una sección de mensajes llamada bandeja de entrada prioritaria, donde coloca los mensajes que supone que el usuario quiere ver.

Tanto Google como Microsoft tienen trucos similares para clasificar los mensajes importantes. Examinan a quiénes se les ha enviado mensajes, los mensajes de quién se abren y los mensajes de quién el usuario se toma la molestia de responder. Generalmente degradan los mensajes de listas de correo generales y avisos de las redes sociales.

El problema con esta clasificación inteligente de mensajes es que al usuario le cuesta trabajo confiar en ella. Nadie quiere perderse un mensaje importante del jefe. Y si la clasificación no es confiable, muchos usuarios simplemente miran las dos bandejas en lugar de solo una.

De todos modos, me gusta cómo clasifica los mensajes Outlook y prefiero su enfoque al de la aplicación de Gmail. Outlook generalmente deja pasar más mensajes a mi carpeta Prioritarios de los que yo quisiera, aunque permite filtrar mensajes similares en el futuro. Gmail, en cambio, ha omitido cosas de mis Importantes que yo hubiera querido ver.

Además de Outlook, Microsoft apostó a una serie de apps de desarrollo propio, como Office y OneDrive, junto a adquisiciones como Acompli y Sunrise
Además de Outlook, Microsoft apostó a una serie de apps de desarrollo propio, como Office y OneDrive, junto a adquisiciones como Acompli y Sunrise

Otra forma en que Outlook ayuda a ser más eficiente es el calendario integrado. Cuando se trata de programar una reunión a partir de un mensaje de correo electrónico, ya no hay necesidad de salirse del correo para ir a un calendario por separado.

Con unos cuantos golpecitos podemos indicar las horas disponibles en un mensaje. El destinatario entonces elige una y la reunión se programa automáticamente en el calendario.

Sería fácil desdeñar a Outlook como algo aislado si Microsoft no estuviera haciendo muchas otras aplicaciones móviles. A principios del año pasado, finalmente lanzó versiones de calidad de sus principales aplicaciones de Office – Word, Excel y PowerPoint – para iPhone, iPad y sus variantes en Android. Después la compañía ofreció gratis las versiones casi completas de las aplicaciones.

Microsoft sigue esperando que la gente quiera ascender a una suscripción pagada de Office 365, que cuesta $6,99 al mes por usar Office en un solo teléfono inteligente, tableta, PC o Mac. Las casas que quieran compartir una suscripción de Office hasta para cinco dispositivos de cada tipo pagan $9,99 al mes.

Existen excelentes aplicaciones de productividad para móviles y PC de Google, Apple y otros, y la posibilidad de que esas aplicaciones le quitaran su negocio de Office era aterradora para Microsoft.

Pero Microsoft adornó su oferta de Office 365 incluyendo almacenamiento en línea ilimitado a través de OneDrive, su servicio en la nube.

No, no es error de imprenta. Se puede hacer una copia en la nube de todos los archivos de imagen, video, música y de otro tipo sin ninguna limitación. Un terabyte de almacenamiento en línea cuesta $19,99 en el servicio iCloud de Apple, mientras Dropbox y Google cobran $9,99 al mes.

En lo personal, no puedo imaginar necesitar más de un terabyte de respaldo en línea: eso es más de 300.000 fotos o mil horas de video. Pero algún día podríamos llegar a eso, conforme aumente la resolución de las cámaras. Es reconfortante saber que tengo una copia de todos mis datos en caso de que me roben la computadora, se destruya en un incendio o que simplemente truene.

La aplicación OneDrive en mi iPhone automáticamente respalda todas las fotos que tomo con la cámara de mi teléfono. Su integración con Office también es automática.

El otro día mi hija le hizo un homenaje de cumpleaños a su madre con una presentación de PowerPoint. Ella la compuso en nuestra Mac, que la respaldó automáticamente en OneDrive. Fuimos a un restaurante, mi hija abrió PowerPoint en mi iPhone 6 e hizo la presentación ahí mismo en la mesa.

A mi esposa se le llenaron los ojos de lágrimas. Y eso no hubiera sido posible usando productos Microsoft de apenas hace poco más de un año.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.