Con drones: así es el novedoso proceso de reforestación de bosques nativos en Canadá

Los drones realizan un vuelo previo para analizar el terreno y luego despliegan sus cápsulas mediante un sistema neumático que busca penetrar el terreno con sus semillas
Los drones realizan un vuelo previo para analizar el terreno y luego despliegan sus cápsulas mediante un sistema neumático que busca penetrar el terreno con sus semillas
(0)
18 de mayo de 2020  • 15:54

La start-up canadiense Flash Forest se planteó un ambicioso objetivo para reforestar el planeta : alcanzar los 1000 millones de árboles plantados para 2028 para absorber la mayor cantidad de dióxido de carbono que la actividad humana genera año tras año. Para llegar a esta meta, sus creadores apelan al uso de la tecnología con el uso de drones , un método que consideran más económico y viable que el proceso manual mediante operarios.

Según Flash Forest, con un par de pilotos de drones equipados pueden plantar hasta 100 mil árboles por día , comparado con los 1500 que se pueden lograr de forma manual . Los vehículos aéreos se utilizan tanto para identificar de forma previa las áreas que tienen las mejores condiciones del terreno, además de analizar las especies presentes en la zona.

Una vez que se identifica el terreno ideal para iniciar la plantación, los drones arrojan unas cápsulas que contienen las semillas con la humedad necesaria para sobrevivir durante meses a la intemperie. En zonas de difícil acceso para los humanos, los drones pueden disparar estos contenedores para que puedan penetrar la tierra gracias a un sistema neumático instalado en los vehículos aéreos.

De esta forma, Flash Forest propone una iniciativa de reforestación con un proceso diez veces más rápido con un 20 por ciento del costo que implica un proceso de plantación tradicional. " Plantar árboles es el proceso más rápido y económico de absorber gran parte de las millones de toneladas de dióxido de carbono que se generan al año", dijeron los responsables de la start-up canadiense.

Flash Forest comenzó con sus pruebas con drones en agosto de 2019 y tres meses después logró plantar cerca de 2000 árboles de siete especies diferentes en el sur de Ontario, Canadá.

El objetivo ahora es acelerar el proceso de plantación de semillas y realizar un seguimiento de las vainas arrojadas en la zona. Este proceso apela a la plantación masiva de especies nativas, que ya están adaptadas al entorno seleccionado y no requieren de una intervención humana, más allá del monitoreo periódico que realizan desde Flash Forest, que va desde un par de meses y se puede extender hasta los cinco años.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.