¿Está perdiendo Apple su magia a manos de Samsung?