La economía compartida enfrenta un mosaico de normas en Europa