La guerra de patentes le pone un freno a la innovación