La historia detrás de la primera foto de la Web

Ariel Torres
(0)
14 de julio de 2012  

Ya se sabe: la física de las partículas puede originar relaciones impredecibles. Este es el relato de cómo el Gran Colisionador de Hadrones, la primera foto publicada en la Web y la música pop se cruzan en un punto de la historia reciente con consecuencias inesperadas.

El miércoles último se cumplieron 20 años desde que la primera foto fue subida a la por entonces recién nacida World Wide Web. Quien la posteó fue Tim Berners-Lee, que había desarrollado la Web ; ninguna novedad ahí. Si no era él, ¿quién otro?

Esa primera imagen dio la vuelta al mundo en estos días: cuatro sonrientes chicas vestidas de fiesta con un fondo celeste en dégradé y un extravagante título, Les Horribles Cernettes , en rosa. Hasta se la calificó como el primer Photoshop Disaster . Permítanme disentir. Para eso, oigamos al hombre que tomó la foto, se sentó ante una rudimentaria computadora (ya nos dirá cuál, y les aseguro que temblarán) y con un Photoshop que hoy causaría pánico en el más rudo de los editores la retocó para convertirla en la tapa de un CD. No imaginaba cuán lejos llegaría su obra. Bueno, fue su pasaporte a la historia: del inconmensurable océano de imágenes que hemos posteado en la WWW, la suya fue la primera.

Les presento a Silvano de Gennaro, ingeniero en software y, hoy, director de cine científico del CERN, la organización europea para la investigación nuclear. Nacido en 1952 en Molfetta, Italia, llevaba 15 años en el CERN cuando le ocurrieron varias cosas. Primero se enamoró de una muchacha llamada Michele. Luego una chica francesa llamada Catherine le pidió que escribiera una canción para llamar la atención de su novio, un físico de la organización que trabajaba demasiado y, por este motivo, la veía poco. Como respuesta Silvano compuso Collider , que la no demasiado talentosa Catherine cantó en vivo para reclamar la atención de su novio. Sin lograrlo.

Pero el show fue un éxito, y Silvano y Michele decidieron seguir adelante y convocaron otras voces para su agrupación musical femenina de estilo doo-wop paródico, a la que bautizaron Les Horribles Cernettes. Las Cernettes, con otras voces, siguen activas hoy , veinte años y varios miles de millones de fotos después.

Decididos a publicar un disco fatto in casa , Silvano tomó una foto de la banda para la portada del CD y la retocó con Photoshop . Entonces ocurrió algo más. "Un día pasó Tim Berners-Lee por mi escritorio, vio la imagen y exclamó: ¡Oh, quiero eso! Lo voy a subir a la Web . Yo no tenía mucha idea de qué me hablaba", me dice Silvano por mail.

Por supuesto, era una foto escaneada. Las cámaras digitales eran una rareza costosa en 1992. Bueno, todo lo que tenemos hoy a mano era una rareza costosa en esa época. Por ejemplo, él había comprado la primera grabadora de CD de todo el CERN, con la que pensaba quemar la primera placa de las Cernettes.

La foto original de las Cernettes. Está tomada con film y luego fue escaneada (las cámaras digitales eran carísimas en 1992)
La foto original de las Cernettes. Está tomada con film y luego fue escaneada (las cámaras digitales eran carísimas en 1992) Crédito: Silvano de Gennaro

La foto, así como la había tomado y escaneado, no era apropiada para la tapa de un disco. Le pregunto en qué consistió su trabajo de edición sobre el original. Me dice: "La foto fue tomada en la habitación donde las chicas se habían cambiado para subir al escenario a actuar. Así que eliminé el fondo, que quedaba feo, y más tarde agregué una simulación de colisiones de partículas detrás de ellas, para hacer la tapa del álbum". Silvano me adjunta ambas imágenes, la original y la edición final, y me concede permiso para publicarlas en esta columna. Los nombres de las retratadas son: Angela Higney, Michele de Gennaro, Colette Marx-Nielsen y Lynn Veronneau.

Ahora, ¿qué herramientas usó para esta tarea? Prepárese.

"Trabajé con una Macintosh LC, el primer modelo a color, con un microprocesador a 16 MHz, 2 MB de RAM y un disco duro de 30 MB", resume. ¿Y el Photoshop? "Era la versión 1.0, que no ofrecía ni siquiera capas. Tardé una semana en completar el trabajo. Cada imagen ocupaba 4 MB, así que no podía tener muchas versiones en mi disco rígido y, sin capas, un solo error echaba todo a perder y había que empezar de nuevo."

Pero ningún desastre

Como recuerdo bien la computación de los 90, me parece no sólo injusto, que sería lo de menos, sino bastante miope el calificar su trabajo el primer Photoshop Disaster de la Web. Le digo que, considerando las herramientas de entonces, hizo un gran trabajo. "¡Gracias! Para la época, era una obra maestra –coincide–, y yo era un experto e instructor de Photoshop en ese momento."

En esos años Silvano residían en una franja de Francia que rodea Ginebra, llamada Pays de Gex. "En 1992 Michele y yo vivíamos en un pueblo de montaña llamado Peron (nada que ver con vuestro ex presidente) y ahora vivimos en otro pueblo de montaña, Crozet." Así es, la pareja responsable de Les Horribles Cernettes y de la primera foto jamás subida a la Web sigue unida. "Y totalmente enamorados –enfatiza en su mail–. Tenemos dos hijos, Alex, de 20, estrella en ascenso del rock inglés , y Ciaran, de 15, que toca el bajo en una banda de heavy metal."

Silvano ha pasado toda su vida adulta en el CERN, pero eso está a punto de cambiar. "Durante los últimos 35 años trabajé en el CERN y, pura coincidencia, me retiro el mes próximo para irme a vivir a la isla de Mauricio. En la época en la que retoqué la foto estaba en el departamento de tecnologías de la información como ingeniero de software. Hoy soy director de cine del departamento del director general del CERN."

Amplía: "Fui arquitecto de sistemas operativos y programador durante 15 años, luego fundé y lideré un proyecto de realidad virtual cuyo fin era modelar todo el Gran Colisionador de Hadrones en 3D para verificar su diseño moviéndose dentro de la instalación usando un casco . De allí pasé a la síntesis de imágenes, a las animaciones en 3D y finalmente al video. Desde 2000 soy director y productor de cine científico".

Ahora, ¿de ingeniero de software a director de cine? Es que la formación de Silvano, que descubro al leer su extenso currículum, es una joya académica, de esas que se ven muy de vez en cuando. En la secundaria estudió las lenguas y el arte clásicos. Luego, en la Universidad, Ciencias de la Información. Le pregunto por el origen de tan extraña amalgama de saberes. "Mi papá era médico y quería que yo estudiara latín y griego antiguo para que me resultara más fácil comprender la terminología médica, así que fui a una secundaria con orientación clásica. Luego, a los 15 años me interesé en la electrónica y el rock, y empecé a fabricar distorsionadores y amplificadores. Iba a convertirme en ingeniero electrónico, pero a último momento seguí los pasos de mi amigo Mario en las ciencias de la computación. Era algo fascinante por entonces. Un terreno por completo virgen por descubrir."

La foto, editada, para la portada del CD
La foto, editada, para la portada del CD Crédito: Silvano de Gennaro

En 1977 entró a trabajar al CERN, y el resto es historia conocida. Sin embargo, le pido que me cuente con más detalle los orígenes de Les Horribles Cernettes. Silvano estaba preparado para hacer música de rock, era una de sus pasiones, y eso fue el inicio de todo. "Había una chica francesa llamada Catherine que estaba enamorada de un físico que se pasaba todas las noches trabajando en su experimento. Catherine me pidió que escribiera una canción para que ella se la pudiera cantar en el festival. Así fue como compuse Collider y ella la cantó en el escenario con la ayuda de Michele. No sirvió de mucho, sin embargo, porque su novio estaba trabajando también la noche del festival y no pudo oírla. Catherine no era cantante así que no siguió con nosotros, pero el show fue muy exitoso entre el público del CERN, por lo que Michele y yo convocamos a otras 3 chicas, que eran buenas cantantes, y fundamos las Cernettes."

Donde todo se une

Ahora, vamos al Gran Colisionador de Hadrones, que ha quedado fuera de foco todo este rato. Silvano y Michele no le pusieron a su banda Les Horribles Cernettes por casualidad. Las siglas son LHC, las mismas de Large Hadron Collider .

La idea de la (popularmente conocida como, pero mal llamada) Máquina de Dios fue propuesta en marzo de 1984, y había estado dando vueltas desde 1977, el mismo año en que Vinton Cerf y Bob Kahn publicaron el primer documento técnico sobre los protocolos de Internet, los TCP/IP. Los años iniciales de las Cernettes coinciden con el nacimiento de la Web, la llegada de Internet a casi todos los países industrializados y las duras negociaciones que precedieron al inicio de la construcción del Gran Colisionador.

"El nombre de las Cernettes tenía todo que ver con el LHC, buscamos adrede unas siglas que coincidieran con ese nombre, porque era el próximo gran proyecto del CERN. Podría decirse que fuimos el primer LHC, en carne y hueso", bromea Silvano.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.