La primera computadora industrial abierta argentina ya está casi lista