Los fabricantes chinos cercan a Samsung y Apple en la venta mundial de teléfonos móviles