Más allá del QR: estos son los métodos de pago más inusuales del mundo