Michael Dell se arriesga a perder el control de la empresa que fundó