Microsoft le echa una mano a Dell para ayudarse a sí misma