Reseñas tecnológicas: probamos el Motorola One Hyper, un celular con cámara periscopio

El nuevo smartphone de Motorola se destaca por una cámara frontal que parece un periscopio tipo "pop-up"
El nuevo smartphone de Motorola se destaca por una cámara frontal que parece un periscopio tipo "pop-up"
Uriel Bederman
(0)
22 de febrero de 2020  

Esta semana LA NACION probó el celular One Hyper , que Motorola lanzó en el mercado vernáculo a fines de diciembre sin demora respecto a su debut internacional. El teléfono tiene una pantalla generosa, de 6.5 pulgadas, y apreciable desempeño fotográfico. Pero más allá de esas prestaciones, se destaca por una cámara frontal que parece un periscopio y que los insiders llaman "pop-up". En concreto, se trata de un sensor fotográfico ubicado en módulo pequeño que permanece oculto en el cuerpo del teléfono y sólo emerge al momento de una selfie o videollamada. No es un simple gesto excéntrico: cada vez más fabricantes eligen esa especificación para conseguir pantallas sin interrupciones. Ya lo hicieron otros, por ejemplo las marcas chinas Huawei y OnePlus. En este caso, el 90 por ciento del frente está ocupado por la pantalla.

Al observar la cara frontal de la mayoría de los smartphones encontramos una serie de "cortes" en el cristal. En los últimos años, los fabricantes se esmeraron por eliminarlos: redujeron considerablemente los marcos, en algunos casos reubican el lector de huellas, y además llevaron las cámaras delanteras a una pestaña (o un sector en forma de gota) para que la pantalla sufra el menor recorte posible. El sistema retráctil se postula como solución alternativa. La cámara no estorba mientras se usa y, así, no le hace un tajo al vidrio a tiempo completo. Eso sí: la innovación también tiene algunas desventajas, especialmente su durabilidad y resistencia.

Es lógico: un elemento mecánico que se mueve y sobresale del teléfono es considerablemente más frágil en relación a un componente interno, mucho menos propenso a sufrir golpes o fallas. Nobleza obliga, no tuvimos inconvenientes con el One Hyper, cuya "cámara periscopio" de 32 megapíxeles salió y entró del teléfono cuantas veces lo exigimos, sin problemas ni demoras, con el sonido de un motorcito apenas audible. Ahora bien, ¿ese desempeño irreprochable se mantendrá en teléfonos que se usan más que una semana para la reseña de un periódico, quizá durante años? Las respuestas a esos interrogantes determinarán si la tendencia se afianzará en el negocio móvil o si será un moda pasajera. En este terreno, el equipo que probamos incluye un conveniente sistema que repliega la camarita cuando detecta que el teléfono se mueve demasiado rápido, indicio de una posible caída.

En todo caso, el Motorola One Hyper es más que su cámara retráctil. Si ya son apreciables los 32 megapíxeles de la frontal, también se estiman los 64 de la principal, aquella que está en la cara posterior, que además tiene un lente de 118 grados para tomas panorámicas. Tanto en la delantera como para la posterior se incluye una tecnología que el fabricante llama Night Vision , que sirve para resultados nítidos en ambientes oscuros. En la experiencia, no hay críticas para el desempeño fotográfico.

Otros ítems de su ficha técnica lo inscriben en la gama media. Por caso, tiene un procesador Qualcomm Snapdragon 675 de ocho núcleos y 4G de RAM, aunque su batería sube la vara de la categoría, con 4,000mAh que se traducen en más de 35 horas de autonomía. Además cuenta con 128GB para almacenamiento interno que pueden expandirse hasta 1TB. El One Hyper llega corriendo con Android 10, la más reciente versión del sistema operativo móvil de Google.

Tal como señalamos al comienzo de esta reseña, el smartphone tiene una pantalla amplia de 6.5 pulgadas, cifra que ronda el tamaño de una tablet compacta, y tiene resolución Full HD+. La variante que probamos tiene una carcasa de color azul brillante que, punto en contra, acusa el paso de los dedos sobre su superficie. Con su filosofía pura pantalla y su lector de huellas en la cara posterior, el equipo se ofrece en el mercado local desde los 34.999 pesos. Sin dudas, será un banco de prueba para las cámaras pop-up, que otras empresas también prueban y que, incluso, podrían rotar sobre su eje para ofrecer sus encantos también en la cara posterior.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.