Muestran cómo transformar el dióxido de carbono en combustible gracias al sol, como las plantas