Los terroristas se burlan de las campañas destinadas a que no utilicen las redes sociales