Suscriptor digital

YouTube Kids cumple, pero de ninguna manera es una solución mágica

La plataforma que Google lanzó en 2015 responde a dos hechos: los chiquitos aman ver videos online, pero no todos los contenidos de YouTube son aptos; lo pusimos a prueba
Uriel Bederman
(0)
1 de julio de 2017  

Los niños pasan mucho tiempo mirando videos en Internet, pero muchas veces son inadecuados
Los niños pasan mucho tiempo mirando videos en Internet, pero muchas veces son inadecuados Crédito: SHUTTERSTOCK

Google, dueña de YouTube desde 2005, advierte que la plataforma de videos más popular de la Web está diseñada para usuarios mayores de 13 años. Más allá de los términos y condiciones del servicio, el sentido común y la mirada de padres atentos confirman la necesidad de tal restricción.

En YouTube es posible acceder a escenas que contienen violencia o lenguaje inapropiado para la platea infantil. ¿Debe Google erradicarlos? Desde la compañía explican que "algunos videos no infringen las políticas de uso, pero es posible que no sean adecuados para todos los usuarios". Además, hay contenido que a simple vista parece apropiado y que en rigor no lo es. Por ejemplo, personajes animados intervenidos (no son los originales) atravesando experiencias realmente traumáticas. Algo que recientemente denunció la periodista Laura June en su blog personal, The Outline, al dar cuenta del gran número de videos que muestran inocentes dibujos animados que atraen a los más pequeños para luego llevarlos a un "territorio perturbador", dice June.

YouTube Kids fue la respuesta de Google a la creciente cantidad de niños que adora mirar videos en línea. La aplicación sólo deja pasar aquellos que son apropiados para los chicos gracias a un algoritmo de filtrado que se complementa con revisión humana. Kids debutó en 2015 en Estados Unidos y luego llegó a otros países, la Argentina inclusive. Según datos oficiales, cuenta con 8 millones de usuarios activos semanales en el nivel mundial. Un dato interesante antes de continuar hacia la experiencia de uso: América latina es la segunda región que más ha descargado YouTube Kids, sólo detrás del movimiento registrado en Estados Unidos. Algo más: la descarga es gratuita.

En la cancha

YouTube Kids no es una solución mágica. Si bien la aplicación repele muchos de los videos inadecuados, la participación activa del adulto es una de las claves para la eficiencia del servicio. "Aunque nuestro sistema ha sido adaptado y probado rigurosamente, comprendemos que ningún algoritmo es perfecto", explica Antoine Torres, gerente de YouTube Kids para América latina. El buen funcionamiento -explica a LA NACION- se apoya, además, en el feedback con los padres y en un proceso de revisión manual, obviamente humano.

Luego de la instalación comencé por lo obvio. En la barra de búsqueda escribí "violencia" y "sexo". Empezamos bien: en la pantalla apareció la frase Prueba buscar otra cosa. En este punto vale señalar que la app permite a los padres escoger si se incluirá o no un buscador; optar por su ausencia restringe aún más el espectro de videos.

Ahora, ¿qué ocurre si los filtros impuestos por la inteligencia artificial no resultan suficientes? Por un lado, los padres podemos denunciar si un video no es apropiado. Explorando, encontré un caso bizarro: en el video, una nena de no más de 10 años conduce el automóvil de sus padres y luego es atacada por arañas (simuladas). Lo denuncié como inapropiado y al instante se me informó que ya no sería mostrado en los dispositivos con mi cuenta de Google, y que a la brevedad el equipo de revisión lo chequearía.

En vista de esta clase de situación, Torres dice: "Entendemos que cada familia puede tener diferentes criterios de acuerdo a lo que quieran que vean sus hijos, y por eso lanzamos a finales del año pasado una nueva función que les permite a los padres bloquear determinado contenido en su dispositivo". De esta forma, la censura de un padre no siempre implica el bloqueo para toda la comunidad de YouTube Kids.

En uno y otro caso, hay que tocar los tres puntos que aparecen en el sector superior derecho de cada video para bloquearlo o denunciarlo para solicitar su revisión.

YouTube Kids ofrece un importante nivel de personalización. El dibujo de un candado en el sector inferior nos lleva a un área sólo para adultos, donde se pide el ingreso de una clave de cuatro dígitos para acceder a un panel de configuración. Allí es posible establecer un límite de tiempo de uso; escoger si se incluye o no la caja de búsqueda, habilitar o deshabilitar la transmisión en pantallas grandes (por ejemplo un Chromecast).

Hay que notar que la aplicación agrega las listas de reproducción especiales generadas en fechas especiales; por ejemplo en octubre de 2016, durante el mes de la prevención del bullying, la compañía destacó videos con valores sobre la amistad y la identidad. Recientemente, lanzaron más de 50 videos en el marco del Mes de la Lectura bajo el hashtag #LeyendoJuntos, y de la mano de socios como PakaPaka, Penguin Random House, Editora Guadal y Aula 365, entre otros. Por otra parte, entre los cinco menús principales hay uno titulado Aprendizaje que despliega un listado de videos de tenor educativo, por ejemplo, para aprender los colores en inglés o las tablas de multiplicar. Las opciones se completan con Recomendado, Explorar, Programas y Música. En cada país donde está disponible la aplicación, Google emprende acciones de la mano de curadores estelares. En nuestro país fueron Cris Morena y Piñón Fijo quienes seleccionaron videos dentro de la app.

En resumen, este es un entorno controlado que sirve para repensar la actitud de los padres ante la presencia de las herramientas digitales en manos pequeñas. Útil para comprender que los sistemas de control parental no son suficientes per se porque hasta el momento ninguna inteligencia artificial puede saber exactamente qué es lo que deseamos para nuestros hijos. YouTube Kids no es -ni podía ser- una solución mágica, pero resulta una ayuda interesante y completa.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?