El festival de los youtubers, un negocio millonario