Test drive: el Haval H2 no tiene nada que envidiar a sus rivales