Una concesión que lleva más de 20 años en manos del "zar de Retiro"

La terminal de ómnibus de Retiro desde un drone
La terminal de ómnibus de Retiro desde un drone Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia
TEBA SA está a cargo de la estación desde 1993; su dueño está acusado en la causa de los cuadernos
Julia D'Arrisso
(0)
4 de febrero de 2019  

En un estado de deterioro y atraso tecnológico, la Terminal de Ómnibus de Retiro está hoy prácticamente inmovilizada. La operación de la estación sigue en manos del mismo adjudicatario desde hace más de 20 años, la empresa TEBA SA, cuyo dueño está acusado en la causa de los cuadernos de las coimas . Y, además, en diciembre pasado, el gobierno nacional dio de baja la licitación -proceso que demandó tres años- para convocar a una nueva.

La historia detrás de la administración de esta terminal viene de larga data. TEBA SA, la empresa de Néstor Otero, llamado " zar de Retiro", es la que lleva la concesión desde 1993. Según consigna su sitio oficial, la firma tiene a su cargo la administración de la terminal, el mantenimiento, la limpieza del edificio y los espacios externos, la seguridad del lugar y la explotación de las áreas rentables.

Las operaciones de TEBA en la terminal tuvieron contrato hasta 2006. Cuando ese vínculo se venció, la licencia se extendió por 10 años más. Para mantener esa concesión, en un expediente que tramitó el juez federal Julián Ercolini, se probó que el exsecretario de Transporte Ricardo Jaime mantuvo durante años un departamento en la Avenida del Libertador cuyo alquiler pagaba Otero.

LA NACION intentó establecer contacto con TEBA SA, pero no hubo respuesta a las consultas.

Terminada esa extensión del vínculo, el actual gobierno firmó un acuerdo para que continúe la prestación del servicio hasta tanto haya un nuevo adjudicatario. Esa prórroga lleva unos tres años. En 2017, se empezó con la apertura de la operación, pero las empresas que presentaron sus ofertas no cumplieron con los requisitos necesarios. Entonces, la Terminal de Retiro volvió a las manos de la empresa de Otero.

En paralelo, mientras el proceso de licitación estaba por definirse, Otero quedó involucrado en la causa de los cuadernos, luego de que Oscar Centeno , el exchofer de Roberto Baratta , lo señalara por pagar coimas a funcionarios de la gestión kirchnerista.

Inicialmente Otero fue procesado por el juez Claudio Bonadio por asociación ilícita y dádivas. Fue detenido en agosto pasado, pero la Justicia le concedió en octubre el arresto domiciliario por problemas de salud. Luego, se quitó la calificación de asociación ilícita, aunque continúa procesado por dádivas. Hoy está excarcelado y sostiene su concesión provisoria en Retiro hasta que se licite un nuevo operador.

Fue en los últimos días del año pasado que el Ministerio de Transporte de la Nación dejó sin efecto la licitación para operar la Terminal de Retiro y dio comienzo a un nuevo proceso. Esa decisión se justificó en los cambios que exige el nuevo Código Urbanístico.

En la actualidad el Gobierno trabaja sobre los pliegos definitivos que contemplen las nuevas condiciones. La normativa prevé una nueva regulación en el uso de los suelos en esa zona y, una vez certificadas esas modificaciones, se podría abrir la licitación. Según confirmaron fuentes del Gobierno, los cambios saldrían en marzo y la licencia tendría luz verde en ese mismo mes.

"Se comenzó un proceso de licitación que el año pasado quedó sin adjudicatario. Se presentaron ofertas sí, pero ninguna llegó a cumplir con todo. Luego se realizó un data room para los nuevos pliegos y va a salir la licitación una vez que esté aprobado lo del nuevo Código Urbanístico de la ciudad", explicaron fuentes oficiales.

La licencia de la Terminal de Retiro está a cargo del gobierno nacional. Los terrenos no son municipales, pero está entre las intenciones de Guillermo Dietrich, ministro de Transporte de la Nación, entregarlos a la Ciudad. Probablemente, el proceso lo tome la Nación y una vez licitada, se firme el traspaso.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.