Astrónomos de Harvard publican una nueva teoría sobre el objeto espacial que extinguió a los dinosaurios