La intuición femenina, sólo un mito cultural