La NASA comienza a integrar el cohete más potente jamás construido