La Vía Láctea puede estar plagada de planetas con océanos y continentes