Muestran cómo "fábricas" microbianas producen hidrógeno combustible por fotosíntesis