Análisis clínicos: sólo el 22% cuenta con algún tipo de acreditación. Pocos laboratorios hacen control de calidad